Archivo

México, 20 años después del EZLN

01 febrero 2014 10:10 Última actualización 30 diciembre 2013 5:58

 [Estudiosos del fenómeno opinan que ya se agotó el modelo de organización del EZLN. / Cuartoscuro] 


 
Rivelino Rueda
 
 
Aunque México es muy distinto al que era el 1 de enero de 1994, cuando se alzó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), la enorme brecha de desigualdad social sigue siendo la misma.
 
 
Desde esa perspectiva, el especialista en movimientos armados, Gustavo Hirales Morán, así como el profesor-investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS-Pacífico Sur), Juan Carlos Martínez, consideran que el movimiento zapatista que irrumpió en Chiapas hace 20 años tuvo contribuciones importantes en el proceso de democratización del país.
 
 
Los expertos en temas de guerrilla y organización indígena, respectivamente, coinciden que las principales aportaciones del EZLN fueron poner en el centro del debate nacional el tema de los derechos y la cultura indígena, así como las distintas formas de organización y participación ciudadana.
 
Hirales puntualiza que el levantamiento zapatista, más allá de sus objetivos y de sus intenciones inmediatas, “fue un gran salón para la democratización, y probablemente era lo que ellos no querían, pero fue lo que se logró a 20 años de distancia”.
 
Sin embargo, el también ex guerrillero de la Liga Comunista 23 de Septiembre, que operó en el norte del país en los setenta, considera que el esfuerzo de esa organización armada e indígena ya se agotó.
 
 
Aclara que no fue porque el Ejército Zapatista no hubiera conseguido cosas importantes, porque incluso lograron cambios en la Constitución para el reconocimiento universal de los derechos indígenas, pero no encontraron –dice— “el camino para salir del ‘domo chiapaneco’, o de la zona de Las Cañadas”.
 
 
“No encontraron con quién hacer alianzas para salir de ese espacio y una línea política que los llevara a ser actores importantes en la vida política del país”.
 
 
En tanto, Juan Carlos Martínez advierte que las causas por las que se dio el levantamiento zapatista “no sólo han empeorado, sino que se han exacerbado, y lo que hoy tenemos es un país mucho más desarticulado, que ha perdido soberanía, autonomía en los pueblos indígenas, así como depredación en sus recursos naturales”.
 
 
Expone que si bien hay algunas reformas en los últimos 20 años, “el proceso de descomposición del país está avanzando”.
 
 
 
Aquellos liderazgos
 

 
Respecto de los principales liderazgos del EZLN, como el subcomandante Marcos, la comandanta Esther y el comandante Tacho, entre otros, el profesor-investigador del CIESAS considera que “ellos modificaron su estrategia, porque se dieron cuenta que su ideario difícilmente iba a transformar al Estado por medio de la negociación”.
 
 
Destaca que se han replegado y han intentado construir una autonomía, pero “las comunidades están muy divididas y hay condiciones poco favorables”.
 
Gustavo Hirales comenta que este ‘desvanecimiento’ del zapatismo se debe a que “la ciudadanía ya no está muy receptiva a ese tipo de mensajes y porque hay otros actores como Andrés Manuel López Obrador”.
 
Los expertos difieren respecto de si podría resurgir el EZLN u otro movimiento de la magnitud del que se dio en Chiapas hace 20 años.
 
 
Hirales destaca que “quienes han intentado formar grupos armados con alguna semejanza o vínculo con el EZLN, no han prosperado. Ahí está el ejemplo del Ejército Popular Revolucionario (EPR), que terminó dividido en fracciones más pequeñas y más focalizadas”.
 
En cambio, Juan Carlos Martínez señala que un escenario similar al de 1994 sí es posible porque “el país está lleno de grupos armados. Lo que pasa es que no hay un proyecto político que los cohesione”.
 
 
 
 
No te pierdas mañana: “Desde territorio zapatista"