Archivo

Mercados confiaron en México y Banorte

07 febrero 2014 5:52 Última actualización 18 julio 2013 5:55

[Cuartoscuro]


 
 
Jeanette Leyva Reus
 
 

Las perspectivas económicas de México, la solidez del sistema financiero mexicano y la fortaleza de Grupo Financiero Banorte se conjugaron para que su colocación accionaria fuera exitosa y con una amplia demanda tanto del mercado nacional como del internacional.
 
 

Guillermo Ortiz, presidente del consejo de administración de Grupo Financiero Banorte, explicó que pese a que en el primer semestre la economía mexicana registró una desaceleración, por la menor demanda externa y un bajo gasto público, las perspectivas del país se ven positivas y se corregirán en la segunda mitad del año.
 
 

La competitividad de la economía mexicana y las reformas estructurales fueron también elementos que dieron confianza a los inversionistas, explicó en entrevista con El financiero.
 
 

“La economía mundial, en particular Estados Unidos, está en recuperación; Europa sigue débil, Japón crece y algunos BRICS están desacelerándose, y México destaca entre los países emergentes”.
 
 

Otro elemento que influyó entre los inversionistas es que la penetración del crédito en el país sigue siendo baja, de alrededor de 25% como proporción del PIB, pero con la reforma financiera se darán estímulos a la banca de desarrollo y se fortalece la recuperación de garantías, entre otros puntos, que incentivarán la penetración e inclusión financieras, indicó.
 
 
El tercer elemento, dijo Ortiz, fue la fortaleza de Banorte, que ha tenido una historia de crecimiento en los últimos 20 años.
 

Pese a que salieron en un momento poco favorable en los mercados, sumado a los problemas del sector vivienda y a un entorno económico débil, lograron una demanda récord de más de ocho mil 500 millones de dólares.
 
 

En México se asignó cerca de 40% de la oferta, “lo que es una emisión sin precedente en el país; la demanda fue institucional de parte de Afores y de clientes de instituciones financieras, obviamente de los de Banorte. Vimos órdenes prácticamente de todos lados, de fondos que ya son inversionistas de Banorte y de fondos nuevos que nos interesa que se vuelvan inversionistas, porque eso nos vuelve (un banco) global”.
 
 

En la colocación participaron más de 200 inversionistas institucionales de todo el mundo, tanto de América del Sur como de Estados Unidos y Canadá, así como de Asia y Medio Oriente, por lo que fue una colocación global. La participación de la familia González es de alrededor de 14 por ciento de las acciones del grupo, pero puede ejercer su derecho de participación y eso se les ha ofrecido, detalló Ortiz.
 
 
“La dilución se compensa al cabo de unos trimestres, en términos de la utilidad por acción, por los rendimientos que estamos esperando de estas inversiones”.
 
 

En Banorte prevén que el próximo año la utilidad por acción esté por encima de la que se tenía antes de la colocación, por lo que la dilución se compensará en un plazo corto.
 
 

Debido a estos buenos resultados, el siguiente paso es consolidar las adquisiciones que ha hecho Banorte, dar un mejor servicio a sus clientes, ganar participación de mercado y presencia; sobre todo fortalecer el negocio en México.
 
 
 
Por lo mismo, actualmente no tienen previsto entrar en otros países o realizar una nueva compra, dijo.