Archivo

Mercado laboral estadounidense da señales de mejora

07 febrero 2014 3:43 Última actualización 05 septiembre 2013 9:9

[La salud del mercado laboral es uno de los rubros que la Fed toma en cuenta para decidir el fin de su plan de estímulo. / Bloomberg] 


 

Reuters
 
WASHINGTON.- El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidio por desempleo cayó la semana pasada a casi el mínimo nivel en cinco años, una señal de salud económica que podría ayudar a convencer a la Reserva Federal de reducir su programa de estímulo monetario.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo bajaron en 9 mil, a una cifra desestacionalizada de 323 mil, dijo el jueves el Departamento del Trabajo.


Los pedidos están ahora cerca de sus niveles de enero del 2008, en los primeros días de la recesión del 2007-2009. El menor nivel de este año fue de 322 mil. Economistas consultados por Reuters esperaban que los pedidos iniciales de subsidio por desempleo declinaran a 330 mil la semana pasada.

El promedio móvil de cuatro semanas para nuevas solicitudes cayó a su menor nivel desde octubre del 2007, antes de que comenzara la recesión. Esta medida, que es seguida de cerca debido a que elimina la volatilidad semanal, bajó en 3 mil a 328 mil 500.

El reporte no tiene una incidencia directa en el informe de empleo mensual de mañana, que se espera que muestre que los empleadores fuera del sector agrícola crearon 180 mil puestos de trabajo a sus nóminas en agosto.

El dato de solicitudes podría reforzar la confianza de que el mercado laboral está registrando una recuperación lenta, pero constante.

Las contrataciones se moderaron un poco en julio y un repunte este mes podría cimentar las expectativas de que la Reserva Federal anuncie una reducción de su programa de compras de bonos por 85 mil millones de dólares mensuales en su reunión de política monetaria del 17 y 18 de septiembre.

El banco central ha realizado compras mensuales de bonos para mantener bajas las tasas de interés.

La Fed ha dicho que planea comenzar a reducir las compras más tarde este año, pero que se guiará por datos económicos.

El reporte de solicitudes mostró que el número de personas que aún recibe beneficios en virtud de programas estatales regulares tras una semana inicial de ayuda bajó en 43 mil, a 2.951 millones, en la semana que terminó el 24 de agosto.