Archivo

Manuel devastó más de 26 mil viviendas en Guerrero: Sedatu

07 febrero 2014 3:45 Última actualización 25 septiembre 2013 19:26

[El mayor número de viviendas afectadas se ubicó en Acapulco y Chilpancingo / Cuartoscuro]


 
Claudia Alcántara
 
Al menos 26 mil viviendas tanto rurales como en desarrollos habitacionales adquiridas con créditos del Infonavit y Fovissste, localizadas casi en su totalidad en Acapulco y Chilpancingo, Guerrero fueron afectadas por el paso de la tormenta tropical Manuel, de las cuales tres mil 850 requerirán una reconstrucción total, apuntó el censo más reciente realizado por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial, Urbano y Vivienda (Sedatu).
 
[Lee también: Afectado el 62% de la infraestructura de salud en Guerrero]
 
El titular de la dependencia, Jorge Carlos Ramírez Marín informó que el censo tiene actualmente un avance del 29 por ciento, pero señaló que es un número importante a considerar.
 
Expuso que los daños más visibles que producen estos fenómenos en el sector, está el tema de la vivienda, lo cual obligará a que la secretaría haga ajustes presupuestales en materia de infraestructura, sobre todo en los programas que se dedican a esta vertiente, como son: Hábitat y Rescate de Espacios Públicos.
 
Durante su intervención dentro de la Reunión de Evaluación de las Zonas de Desastre por el Huracán Ingrid y la Tormenta Tropical Manuel, el funcionario estimó que dada la afectación a unidades habitacionales, “disminuye el valor de la vivienda, se incrementa la cartera vencida, se incrementa el número de viviendas abandonadas y se deteriora la accesibilidad a los espacios públicos”.
 
“En materia de vivienda rural sucede exactamente lo mismo que en los programas sociales, el 32 por ciento de la vivienda rural, de los beneficiarios de vivienda rural, se concentran en Chiapas, Veracruz, Guerrero y Michoacán, esto implica retrasos en la construcción con el consecuente costo financiero para quienes están desarrollando las obras”, agregó Ramírez Marín.
 
Manifestó que las acciones a seguir, será crear un programa de construcción de vivienda, con participación de la iniciativa privada, a organizaciones de asistencia social y a los organismos nacionales de vivienda.
 
A través del Programa Hábitat y en coordinación con la Sedesol, se implementa el programa de apoyo a hogares en las zonas más afectadas, principalmente en el estado de Guerrero con un monto de 300 millones de pesos.
 
Por su parte, añadió, el Infonavit desarrolla un programa de rehabilitación y acciones de mejora en las unidades habitacionales, vigila la aplicación del seguro contra daños de las viviendas de unidades habitacionales con créditos vigentes; y en coordinación con Sociedad Hipotecaria Federal y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, establece un fideicomiso de hasta 250 millones de pesos para que esta cobertura alcance también a aquellos beneficiarios cuyo crédito ha sido saldado y ya no está vigente.
 
Añadió que el Infonavit ha cerrado ya su evaluación de los daños y se registraron seis unidades que presentan daños severos, dos de ellas en Guerrero, en el municipio de Acapulco y cuatro de ellas en Sinaloa, lo que hace un total de seis mil 876 viviendas con daños importantes, de las cuales cuatro mil 541 se encuentran en el municipio de Acapulco.
 
“La reparación de daños que aplica el seguro del Infonavit oscila entre los 40 y los 11 mil pesos (cada uno) y está ejecutándose en estos momentos”, dijo.
 
Por lo que respecta al Fovisste, mencionó que en Acapulco se hace cargo de la rehabilitación total de la Unidad Habitacional Vicente Guerrero y mantiene la presencia de módulos para la aplicación del seguro de daños en todo el municipio.
 
Por último, anticipó que se desarrollará un programa especial para la ubicación de polígonos donde deben ser reinstaladas las personas cuyas viviendas han sufrido afectaciones y establecer a través de la Procuraduría Agraria, el Registro Agrario Nacional y el Fideicomiso Fondo Nacional de Fomento Ejidal, módulos de información para la reposición de documentos agrarios de propiedad o de sucesión en las comunidades afectadas.