Archivo

Mancera busca 50 cambios constitucionales

07 febrero 2014 5:57 Última actualización 15 agosto 2013 5:35

[Propone ajustes a 9 artículos / Cuartoscuro]


 

Eduardo Ortega
 
 
La reforma política de la ciudad de México, que el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, entregó a los miembros del Consejo Rector del Pacto por México, contempla reformar o adicionar al menos cincuenta artículos de la Constitución de los 136 que la componen.
 
 
En el documento de la propuesta se propone de entrada la modificación a 9 artículos (40, 41, 43, 44, 71, 76, 122, 124 y 135) de la Carta Magna, que forman el núcleo de la reforma, sin embargo en el desarrollo de este proyecto considera que se requerirá reformar o adicionar hasta medio centenar de artículos, de acuerdo a una acotación del propio texto.
 
 
Además de darle autonomía, la propuesta otorga a la ciudad de México el estatus de Capital del país, propone una Constitución política propia y convierte a las delegaciones en demarcaciones, las cuales serán gobernadas por funcionarios electos por elección en las urnas pero con un órgano colegiado de control del gasto.
 

Estado 32, un callejón
 
 

De acuerdo con el investigador de El Colegio de México (Colmex), Ariel Rodríguez Kuri, la iniciativa resuelve ese callejón sin salida al que se podía llegar con la definición del estado 32, y opta por darle una sustancia jurídica e histórica a la capitalidad de la ciudad de México.
 
 
“Me parece que este es un logro sustancial, porque además es muy importante incluso la cuestión de la denominación. Yo creo que Distrito Federal es un término que estaba muy erosionado, muy desgastado y devuelve una cierta dignidad a la ciudad el hecho de que su nombre sea ciudad de México”, señala.
 
 
En entrevista con EL FINANCIERO, el especialista en la historia contemporánea de la ciudad de México considera que no hay nada mejor para garantizar derechos y libertades que un documento constitucional.
 
 
Por esa razón, considera que es un aspecto fundamental darle a la ciudad de México una Constitución Política, porque permitirá dejar a salvo una serie de avances que se han desarrollado en políticas sociales y de convivencia.
 
 
La propuesta marca un calendario para establecer una asamblea constituyente encargada de aprobar la Constitución de la capital, en cuyo proceso -consideró- es importantísimo vender la idea de consolidar lo que se ha avanzado y no de retroceder.
 
 

Autor de la ‘Historia política de la Ciudad de México’ (Colmex, 2012), Rodríguez Kuri considera como un avance que la iniciativa cambia la denominación de delegaciones por demarcaciones.
 
 
De acuerdo con el proyecto, estas demarcaciones seguirían siendo gobernadas por un funcionario electo popularmente, pero que ahora cuente con un órgano colegiado de control del gasto de las actividades propias de la autoridad local. Algo que está por definirse es la condición fiscal que tendrá la capital, ya que sólo se establece que “la hacienda pública de la ciudad de México será unitaria y se organizará conforme a criterios de unidad presupuestaria y financiera”.