Archivo

Mal de Parkinson afecta a 500,000 mexicanos

12 febrero 2014 5:34 Última actualización 11 abril 2013 11:13

 [Cuartoscuro]  Con frecuencia se detecta y diagnostica a destiempo; sus síntomas se confunden con otras enfermedades. 


 
Rosalía Servín Magaña
 

Depresión, ansiedad, trastornos del sueño y pérdida del olfato o la voz, son síntomas que para muchos pueden pasar inadvertidos o hasta sonar habituales, especialmente en un país como México. Pero cuando se sabe que estas problemáticas podrían ser producto de una enfermedad como Parkinson, las cosas tendrían que verse desde otra perspectiva.
 
Este 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Parkinson, un trastorno que afecta las neuronas productoras de dopamina, un neurotransmisor relacionado con el movimiento y las emociones, de modo que quienes la padecen comienzan a perder estas capacidades de forma paulatina.
 
Hasta ahora se desconoce qué es lo que causa esta afectación neuronal, pero sí se tienen identificadas sus consecuencias, al menos entre los especialistas, para quienes el reto está en poder reconocer los signos y síntomas, en lo cual no siempre se tiene éxito, lo que lleva a que el paciente tarde entre cinco y siete años en recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.
 
Quienes lo padecen:desarrollan las clásicas manifestaciones clínicas de temblor en reposorigidez o lentitud de movimientodificultad para hablarletra pequeñatrastornos de la marcha, equilibrio y postura
 
"Los síntomas no motores como depresión y ansiedad, que igualmente afectan su salud y calidad de vida, los convierte en dependientes absolutos de familiares y cuidadores", advirtió Pilar Pichardo, directora médica de los laboratorios Boehriger Ingelheim.
 
Aislamiento
 
La depresión, abundó, es incluso el trastorno psiquiátrico que más afecta a los pacientes, y hasta 40% de ellos lo siguen experimentando a pesar del tratamiento antidepresivo.
 
Por ello, Pichardo considera que entre más rápida sea la detección y referencia con el neurólogo por parte de un médico de primer contacto, hay mayores posibilidades de ofrecer la terapia más conveniente que evite el aislamiento social y familiar al que conduce este mal.
 
De su lado, Salvador Lares Treviño, presidente de la Asociación Mexicana de Parkinson y quien desde hace más de 3 años vive con la enfermedad, comentó que "muchas personas atribuyen frecuentemente los primeros síntomas al proceso normal del envejecimiento, lo que posterga la consulta con el médico, pero reconocer los signos y síntomas, así como recibir un diagnóstico a tiempo y exacto, ofrece más oportunidades de vivir una vida más larga y saludable".
 
Verónica Sánchez, directora médica del Centro de Evaluación y Rehabilitación Biónica y Robótica (Cerebro), indicó en tanto que si este mal "se deja sin tratamiento es altamente discapacitante"; además, coincidió en que pueden pasar años antes de que una persona presente un síntoma claro.
 
Otro problema que destaca es que el padecimiento suele presentarse en etapas productivas, de manera que el desarrollo de la enfermedad eventualmente imposibilita la ejecución de una rutina laboral, de ahí que para ella no sólo resulta fundamental el manejo temprano del Parkinson, sino hacerlo desde una perspectiva multidisciplinaria.
 
Estimaciones mundiales señalan que se presentan entre cuatro y 26 casos al año por cada cien mil habitantes, y en México las autoridades hablan de alrededor de 500 mil mexicanos en distinto grado de evolución, lo que la convierte en la segunda causa más frecuente de enfermedad neurodegenerativa después del Alzheimer.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.