Archivo

Los 5 sucesos que hicieron temblar los mercados en 2012

13 febrero 2014 5:0 Última actualización 27 diciembre 2012 19:48

  [Bloomberg] El conflicto geopolítico en Irán, el desacuerdo por el precipicio fiscal, España al borde del rescate, la sequía en EU y el aumento de precios de alimentos agitaron la economía y las finanzas en el mundo.  



Francisco Muciño
 
En 2012, el mundo fue sacudido en materia económica y financiera. Estados Unidos y Europa fueron los ‘epicentros’ en donde ocurrieron la mayoría de los sucesos que tuvieron en vilo a los mercados, pero también otras latitudes, como Medio Oriente, fueron protagonistas en el año.

Conflictos geopolíticos, desacuerdos para evitar una recesión, países acosados por los mercados y al borde del rescate, además de desastres naturales que provocaron incrementos de precios en alimentos y revivieron los temores de una nueva crisis, causaron turbulencias en las economías más grandes en 2012.

Aquí te presentamos los 5 acontecimientos económico-financieros que marcaron este año.
 
1. Precipicio fiscal

Fue, junto con la crisis en la zona euro, el tema que más incertidumbre provocó en los mercados y en la economía global. Las negociaciones para evitar que la economía estadounidense caiga al abismo se han dilatado, y comienzan a tomarse medidas para este destino, que parece inevitable.

Este acantilado, que supone la entrada en vigor de aumentos de impuestos y recortes presupuestales, iniciaría a partir del 1 de enero, si no se alcanza un acuerdo político entre demócratas y republicanos para reducir el impacto calculado en más de 600,000 millones de dólares (mdd), cerca de 4% del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos.

La catástrofe parece inminente. Así lo declaró el líder del Partido Demócrata, Harry Reid. Mientras, el Departamento del Tesoro anunció una serie de medidas “extraordinarias” para no tocar el techo de deuda este año, como la suspensión de la emisión de títulos de series estatales y de gobiernos locales, entre otras acciones, que darían 200,000 mdd, suficiente para dar 2 meses de respiro al gobierno de Barack Obama.

Los legisladores tienen hasta la víspera de Año Nuevo para anunciar un acuerdo provisional, pero, al parecer, el camino al precipicio es inevitable.
 
2. La sequía en EU

Este verano, Estados Unidos pasó por la peor sequía que ha tenido en 50 años. Las altas temperaturas y escasez de agua afectaron a 63% de los cultivos de ese país, principalmente de maíz y soya.

Estados Unidos es el primer productor de granos en el mundo, y esta sequía provocó que se redujeran los estimados de producción de maíz 13% en comparación con 2011, cuando se produjeron 270 millones de toneladas de esta semilla. El impacto no se hizo esperar en los mercados.

Los precios de los futuros de maíz en la Bolsa de Valores de Chicago (CME), el mercado de commodities más importante del mundo, se cotizaron en julio hasta en 311 dólares la tonelada, cuando a principios de 2012 costaba 236 dólares. Mientras, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) alertó que, después de tres meses seguidos de bajas, de junio a julio, los precios de alimentos subieron 6%.

El incremento abrupto en los granos revivió en todo el mundo el fantasma de la crisis alimentaria de 2007 y 2008. En septiembre de este año, el G20 sostuvo reuniones para decidir qué acciones emprender para evitar una escalada de precios mayor. El principal temor fue que varios países tomaran medidas proteccionistas.

3. La crisis del huevo… y la inflación

México tuvo su particular ‘crisis’ a mediados de año. La gripe aviar, detectada en varias granjas avícolas del estado de Jalisco, provocó que el precio del huevo se disparara, y pasará de entre 16 y 18 pesos por kilo en junio, a 40 o 50 pesos, dependiendo del establecimiento donde se adquiriera.

Este incremento repentino afectó de lleno en el bolsillo de las familias. De acuerdo al Instituto Nacional Avícola, México es el primer demandante mundial de huevo, con un consumo per cápita de 20.3 kilos por habitante al año.

Pero no solamente en este producto se vieron aumentos significativos; también la tortilla de maíz, la carne de res, de pollo y el frijol subieron considerablemente. El Banco de México (Banxico) reconoció que estos alimentos provocaron presiones inflacionarias que desviaron transitoriamente la meta del banco central, de 3% más/menos un punto porcentual.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la inflación a tasa anual en junio pasado se situó en 4.34%, cuando el mes anterior estaba en 3.85%; en julio se ubicó en 4.42% y en agosto subió hasta 4.57%. Estos niveles registrados en dichos meses no se habían visto desde hace 3 años.
 
4. España pone en jaque al euro

Este año, España fue castigada por los mercados. La quiebra de Bankia agravó la situación del sistema financiero de aquel país, deteriorado por los activos tóxicos que arrastra desde la “crisis del ladrillo”. El Eurogrupo facilitó una ayuda para los bancos de 100,000 millones de euros (mde). Pero ni eso trajo la calma.

Al país ibérico se le fueron cerrando las puertas de financiamiento. En julio, la tasa de interés del bono español a 10 años llegó hasta 7%, y la prima de riesgo, el sobreprecio que paga un país para financiarse en los mercados en comparación con Alemania, llegó a los 639 puntos. Esta situación límite orillaba al gobierno de Mariano Rajoy a seguir el camino de Grecia, Irlanda y Portugal: el rescate.

Pero la diferencia es que España es el cuarto país económicamente más grande de la zona euro, por lo que rescatarla, como se hizo con las otras naciones, se antojaba casi imposible, pues se calculaba que se necesitarían entre 300,000 y 400,000 millones de euros (mde). Sólo la promesa del Banco Central Europeo (BCE) de intervenir en los mercados de deuda alivió la tensión y le dio más tiempo al país.
 
5. Conflicto petrolero en Irán

Desde 2011, Israel denunció que Irán está desarrollando un programa nuclear para construir armas de destrucción masiva. A finales de enero de 2012, la Unión Europea (UE) aprobó un embargo petrolero a Irán. En represalia, Teherán dejó de enviar crudo a Francia y Gran Bretaña.

Pero lo que subió la tensión en el mercado petrolero fue la amenaza del gobierno de Mahmud Ahmadineyad de bloquear el Estrecho de Ormuz, ruta clave para el tránsito del oro negro, pues se estima que 40% de la producción mundial de petróleo es transportada por esta vía marítima.

Entre enero y marzo de 2012, el precio del petróleo Brent, referencia en Europa, subió 19.5% hasta rozar los 130 dólares el barril, y el WTI estadounidense 7.9%, desde 98.83 hasta 106.16 dólares. En octubre, el precio del primero se estabilizó en 112 dólares, mientras que el WTI quedó en 89 dólares en el mismo mes.

La persistencia de este conflicto geopolítico puede hacer que los precios del oro negro sigan volátiles, de acuerdo a un análisis de BofA Merrill Lynch.