Archivo

Los 5 sucesos que cambiarán a la banca en 2013

13 febrero 2014 5:0 Última actualización 28 diciembre 2012 15:59

[Cuartoscuro] Nueva regulación, más jugadores, cambio de autoridad financiera, aumento del crédito y el combate antilavado, serán los próximos retos de la banca en 2013, los cuales podrían llevar al sector a la consolidación. 



Margarita Jasso
 
Durante 2012, la banca en México presumió su solidez, elemento del cual tendrá que echar mano para sobrevivir a los sucesos que le esperan en los próximos meses.

La llegada de Basilea III, la entrada de nuevos jugadores, el cambio de presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el mandato presidencial de aumentar la colocación de crédito y las reglas antilavado de dinero, serán los caminos que cruzará la banca en 2013.

El cronómetro está en cero, el tiempo comenzará a correr y sólo habrá 365 días para que el sector logre su meta: la consolidación.
 
1. Llega Basilea III

En enero entrará en vigor una nueva regulación para los bancos en México. Se llama Basilea III y su objetivo será lograr que el capital de las entidades financieras sea más fuerte para prevenir choques externos.

Los bancos llevan más de un año preparándose para la entrada en vigor de Basilea III. Hacia el cierre de 2012, los efectos de esta nueva regulación ya comenzaban a sentirse, a través de una baja en el capital de los bancos.

La regulación actual pide a los bancos mantener un índice de capitalización superior a 10%, pero con Basilea III este requisito será de al menos 10.5%. Este incremento, aunque no es relevante, afectará la colocación de crédito en los bancos, afirma María Casas López, socia del grupo Bancario y Financiero de Baker & McKenzie.

“La entrada en vigor de Basilea III podría provocar que las reglas obliguen a los bancos a elevar sus niveles de capitalización, lo cual podría reflejarse en la restricción del crédito”, dice.

La restricción del crédito no será el único efecto de la nueva regulación, añade Gustavo Alarcón Caballero, asociado de la consultoría Baker & McKenzie: también provocará que los bancos pierdan competitividad ante otras entidades de la Unión Europea y de Estados Unidos, donde la entrada en vigor de Basilea III se pospuso un año más.

Otra regla que propone Basilea III, es que los bancos coticen en la Bolsa Mexicana de Valores con el objetivo de tener más capital. Desde octubre pasado, la Asociación de Bancos de México (ABM), que preside Jaime Ruiz Sacristán, se opuso a esta disposición, argumentando que el proceso es costoso y afectaría a bancos más pequeños.

A pesar de las protestas de los líderes del sector, las autoridades fijaron como medida para obtener más capital la entrada de los bancos en la Bolsa, aunque las entidades no están listas para ello.

“A los bancos les sorprendió la emisión de la nueva norma, no se esperaba tan pronta. Aunque no habrá un impacto grande en todos los bancos, no creo que estén listos para salir a Bolsa”, opina Eduardo Gómez Alcalá, director del área regulatoria y de cumplimiento de PwC México.

Como medida preventiva para que la nueva regulación no afectara a los bancos en mayor medida, las autoridades fijaron que Basilea III entrara a México de manera gradual a partir de enero de 2013, concluyendo su operación en 2022.

Esta decisión evitará una afectación relevante en los bancos, confía Alejandro García, director senior de instituciones financieras de Fitch México. “El efecto de corto plazo será moderado, casi todos los bancos tienen colchón de sobra para enfrentar esta regulación.”
 
2. Nuevos competidores

Al inicio del sexenio de Felipe Calderón, en 2006, el sector bancario estaba conformado por 31 bancos, pero a seis años de distancia la competencia aumentó y el sector creció hasta tener 48 jugadores.

En enero de 2012 el número de jugadores de la banca era de 42, los más grandes eran y todavía son los de origen extranjero, como BBVA Bancomer, Banamex, Scotiabank y Santander. Pero a mediados del año, la CNBV aprobó la posibilidad de que entidades financieras especializadas pudieran convertirse en bancos de nicho.

Fue así que el 20 de julio de 2012, los miembros de la Junta de Gobierno de la CNBV aprobaron a los primeros bancos de nicho: Banco Bicentenario, que provenía de una unión de crédito, y Agrofinanzas, que surgió de una Sociedad Financiera de Objeto Limitado (Sofom).

A esta aprobación se sumaron otras como Banco Forjadores (que también era Sofom especializada en microcréditos), Banco Paga Todo, Banco Inmobiliario Mexicano y Fundación Dondé.

En los próximos 2 años se espera que al menos 25 bancos entren al sector en busca de una mayor colocación de créditos, dice Juan Carlos Sierra Boche, presidente de la Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) Emprendedores.

La entrada de nuevos jugadores a la banca es señal de más competencia que permitirá la inclusión financiera en otros sectores, como en el de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) y en las inmobiliarias, así como una baja en los precios de los productos, asegura Gómez Alcalá, de PwC México.

“Lo que necesitamos es más competencia. No veo un posible esquema de fusiones entre bancos; al contrario, en la medida que los bancos tengan más competencia, los productos bajarán su precio”, dice.
 
3. Capitán nuevo en la CNBV

En todo barco siempre hay un capitán que dirige la travesía. En 2013, la CNBV estrena un nuevo titular que se encargará de eliminar los obstáculos que pudieran frenar el camino del sector financiero.

Jaime González Aguadé, anterior director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y ex director general del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), es ahora el presidente de la CNBV.

En sustitución de Guillermo Babatz, quien ocupó el cargo desde diciembre de 2006, González Aguadé tendrá que darle seguimiento a los pendientes de la anterior administración:

a. Transferir las reglas de reservas de los bancos en base a las pérdidas esperadas y no en las incurridas.
b. Fortalecer las medidas regulatorias de los bancos en el extranjero y en sus casas matrices.
c. Eliminar la concentración excesiva de los créditos en estados y municipios, es decir, poner límites a los bancos que presten en algunas zonas del país.
d. Vigilar que los bancos cumplan con los índices de capital requeridos por la nueva regulación Basilea III.
Otra obligación que deberá de cumplir Aguadé es escuchar más a la banca y aumentar la bancarización, opina Pablo Galván, director de la carrera de Dirección Financiera del ITAM. “Hay que buscar mejores reglas, no laxas, para regular y promover el acceso a los servicios bancarios.”
 
4. Más crédito, pero sin caer en morosidad

Desde antes de ganar la Presidencia, Enrique Peña Nieto propuso elevar el crédito bancario de 20 a 40% del PIB en los dos primeros años de mandato. El 1 de diciembre, en su discurso de toma de protesta, reiteró esta propuesta.

La reacción de los bancos no esperó. Luis Robles Miaja, presidente ejecutivo de la ABM, comentó que la banca en su conjunto está de acuerdo en que el crédito aumentará, tal y como lo ha venido haciendo en los últimos meses, pero cuidando que no se pierda el control en la morosidad.

Este será el reto más grande de los bancos en 2013: potenciar el otorgamiento del crédito, pero controlar la morosidad, dice García, de Fitch.

La cartera de crédito vigente de la banca en México ha aumentado a una tasa anual del 13%, al pasar de 2,015 millones de pesos en 2010 a 2,338 millones de pesos en 2011, según cifras de la ABM. Al cierre del tercer trimestre del 2012, esta cifra se ubicó en 2,518 millones de pesos.

Aunque la crisis de 2008 disparó el índice de morosidad en la cartera de crédito de la banca hasta llegar a 3.2%, este problema se ha controlado hasta llegar a un nivel de 2.5% al cierre de septiembre de 2012.
 
5. Control antilavado

En julio de 2012, la subsidiaria del Grupo Financiero HSBC en México pagó una multa por 379 millones de pesos a la CNBV, tras aceptar que incumplió en reglas que permitieron el lavado de dinero.

El banco destacó que dichos incumplimientos se relacionan al reporte tardío de 1,729 operaciones inusuales, a la omisión de informar sobre 39 operaciones inusuales y a 21 faltas administrativas.

Durante todo el año, la CNBV impuso a HSBC México un total de 1,855 multas en el ámbito administrativo, por haber incurrido en diversos incumplimientos a la normatividad de Prevención de Lavado de Dinero (PLD).

El caso de HSBC fue uno de los que destacó en 2012 por revelar la existencia de lavado de dinero en sus operaciones. Sin embargo, las autoridades están conscientes de que cualquier entidad que se dedique a la actividad financiera es vulnerable de caer en este delito.

Es por eso que este será un reto con el que los bancos tendrán que lidiar en 2013. Más vigilancia de las autoridades y más reglas para prevenir el lavado de dinero, serán los elementos a luchar para evitar este delito, comenta Alejandro García, de Fitch. “El tema de lavado de dinero seguirá en el tintero en toda la regulación del sector financiero.”