Archivo

Los sonidos que evitan accidentes

01 febrero 2014 2:58 Última actualización 01 enero 2014 5:1


 
Bloomberg
 
Christoph Meier, ingeniero de sonido en Daimler AG, la sociedad matriz de Mercedes-Benz, dedica normalmente su tiempo a conseguir que el ruido del motor sea menos chirriante. Para los nuevos modelos eléctricos del fabricante de automóviles, ha tenido que hacer justo lo opuesto: crear sonido.
 
Para el auto urbano e-Smart de Daimler, Meier y su equipo inventaron un “ronroneo sonoro” que fue afinado en un tono más agudo que los vehículos convencionales, mientras que el SLS AMG Coupe Electric Drive de Mercedes con un precio de 416 mil 500 euros (569 mil 600 dólares) emite tonos más roncos para reflejar su potencia.
 
“Esperamos cierto ruido exterior de un vehículo porque todos crecimos con el ‘¡burrum! ¡burrum!’ de los motores de combustión”, dijo Meier, que tiene a su cargo 250 personas como responsable de acústica de potencia en la empresa con sede en Stuttgart, Alemania.
 
Daimler no es el único que está agregando ruido a los autos eléctricos. Renault SA ofrece una opción de tonos en el auto –puro, glamoroso y deportivo- para el tres puertas Zoe; en tanto el Leaf de Nissan Motor Co., el auto eléctrico más vendido, también viene con sonido artificial.
 
El tema se ha vuelto más crítico para los fabricantes de automóviles dado que los reguladores quieren exigir ruidos de advertencia ya a partir del año próximo, en tanto el lanzamiento de un número cada vez mayor de modelos requiere que los fabricantes busquen maneras de destacarse.
 
El ruido sintético del motor, como el zumbido tintineante y agudo del ritmo glamoroso del Renault, podría salvar vidas y al mismo tiempo proteger las inversiones en autos eléctricos. Los vehículos prácticamente no emiten sonido alguno a bajas velocidades, lo cual los convierte en un posible peligro silencioso para los ciclistas y peatones acostumbrados a reaccionar al ruido de los motores. Teniendo en cuenta que los autos eléctricos ya tienen de por sí dificultades para ganar popularidad, una racha de accidentes podría frenar aún más la demanda.
 
 
Sin mirar
“No vale la pena correr el riesgo de que un vehículo electrónico silencioso atropelle una persona mayor o un niño”, dijo Neil King, analista de Euromonitor en Londres. “Ocurre con bastante frecuencia en las zonas urbanas que la gente baje a la calle sin mirar. Es algo que no se puede pasar por alto”.
 
Por el momento no existen datos sobre lesiones causadas por vehículos eléctricos, pero la Unión Europea toma la amenaza con suficiente seriedad como para proponer una legislación que haga obligatorios los sonidos acústicos de advertencia, y en el mundo entero están previstas pautas para comienzos de 2014, según la asociación automovilística alemana VDA.
 
Las personas no videntes o con algún impedimento visual, que dependen de señales acústicas para circular por las calles urbanas, podrían ser las más susceptibles de correr riesgos.
“(Sin ruido) podríamos ponernos directamente frente a un vehículo y el conductor no tendría la posibilidad de frenar a tiempo”, dijo Gerhard Renzel, que es ciego y experto en tránsito en la asociación alemana para personas con impedimentos visuales DBSV. “Lo importante para nosotros es no morir en el tránsito”.
Los vehículos eléctricos son sobre todo silenciosos a velocidades inferiores a 30 kilómetros por hora. Luego intervienen el ruido de los neumáticos y del viento. Agregar sonidos al motor en bajas velocidades tal vez contribuya a evitar accidentes pero también reduce uno de los argumentos de venta exclusivos de los vehículos eléctricos.