Archivo

Los gadgets ganan la partida a los juguetes

07 febrero 2014 5:53 Última actualización 26 julio 2013 6:17

[Bloomberg]


 
 
Antonio Sandoval
 

La guerra en el sector tecnológico tiene muchas implicaciones, la batalla sin cuartel que libran las grandes empresas impacta hasta en la industria juguetera.
 
 

Los números son contundentes: la empresa Hasbro, el segundo mayor fabricante de juguetes en el mundo, tuvo un descenso del 14% en sus utilidades durante el segundo trimestre del año en curso, y reconoció que tabletas y teléfonos inteligentes están desplazando a las clásicas figuras de acción entre los consumidores estadunidenses, aunque la tendencia es mundial y se observa también en Europa, Asia e incluso Latinoamérica.
 
 

Las grandes rivales de la industria juguetera ya no son ellas mismas, están fuera del sector. Esos tiempos en los que las empresas del ramo peleaban para sacar el juguete de moda y acaparar mercado están quedando en el olvido, los rivales de la industria son las empresas del sector tecnológico que desplazan a los juguetes 'clásicos' por los llamados gadgets, con todo lo que implica en términos económicos y corporativos.
 
 
La historia no termina en Hasbro, también durante el segundo trimestre del año otra empresa representativa corrió la misma suerte.
 

Mattel, la compañía juguetera número uno a escala mundial, redujo 24% sus utilidades respecto del mismo periodo del año pasado.
 

La estadunidense mantuvo en los primeros 6 meses del año a su ícono, la muñeca Barbie, como punta de lanza en su estrategia de ventas apostando al arraigo global que tiene entre los niños, pero la apuesta no fue del todo acertada, las nuevas tecnologías están empujando con fuerza.
 

Si la tendencia, que no es nueva pero cada vez más profunda, se mantiene, con el paso de los años estaríamos hablando de un cambio generacional en la forma de entretener a la niñez.
 

Mattel ha intentado adaptarse a los nuevos tiempos lanzando al mercado gadgets relacionados precisamente con su icónica muñeca, pero sus ventas globales todavía dependen mucho de los productos que por años dominaron el mercado, ahora parece que a Barbie no le quedará otro remedio que tomar cursos sobre nuevas tecnologías y adaptarse a lo que demandan las nuevas generaciones.
 

Por su parte, Hasbro tiene un problema más grande, sus figuras de acción no han podido evolucionar en gadgets, el año pasado la compañía recortó su nómina junto con sus ingresos, se espera que lo mismo suceda en el presente.
 

Una cifra de las muchas que existen revela la magnitud de la situación: en la Navidad pasada las ventas de juguetes en Gran Bretaña, uno de los mayores consumidores de juguetes per cápita en el mundo, crecieron apenas 0.3%, tasa muy inferior a la de un año antes, que ya de por sí era baja, cuando las ventas se incrementaron apenas 2.3%.