Archivo

Los 90 son los nuevos 80

07 febrero 2014 5:52 Última actualización 13 julio 2013 7:21

[Bloomberg] 


Bloomberg
 
En lo que hace a capacidad intelectual, los 90 pueden ser los nuevos 80.

Los que sobreviven pasados los 90 años hoy viven más y tienen más agudeza mental que los nonagenarios nacidos una década antes, informó un grupo de investigadores daneses.
 
Los nacidos en 1915 tenían casi un tercio más de probabilidades de llegar a los 95 que los nacidos una década antes y en promedio rendían más en las pruebas mentales y en las tareas diarias, según un estudio publicado en The Lancet.
 

Estas conclusiones son las últimas de un corpus pequeño pero creciente de pruebas que indican que la mejora en la nutrición, las vacunas, la atención médica y la estimulación intelectual están llevando a que los ancianos tengan una mejor calidad de vida. Entre los hallazgos más interesantes del estudio danés está la idea de que, si la tendencia continúa, las necesidades de cuidado de las personas muy ancianas podrían ser menores de lo que ahora se prevé.
 

“Existe el temor de que envejecer signifique muchos años de vivir en mal estado de salud con perspectivas más bien sombrías”, dijo en una entrevista Kaare Christensen, investigador principal del estudio de la Universidad del Sur de Dinamarca en Odense, Dinamarca. “Después del estudio, yo mismo espero vivir después de los 90”.
 

La calidad de vida de los muy ancianos es una creciente preocupación en todo el mundo. La cantidad de personas que llegan a los 90 o más aumentó a más del doble en los Estados Unidos, pasando de 720,000 en 1980 a 1.5 millones en 2010 y podría llegar a 9 millones en 2050, según un informe de 2011 de la Oficina del Censo de los EU y el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento.
 
Agilidad mental
 

En el estudio danés, era marcada la mayor agilidad mental de los nonagenarios de hoy en comparación con un grupo anterior. Esto es significativo porque un mejor estado cognitivo a una edad muy avanzada contraría la idea de que habrá un fuerte aumento de la demencia senil entre las personas de más de 80 años, escribieron en un comentario sobre el estudio Marcel Olde Rikkert y Rene Melis del Centro Médico Nijmegen de la Universidad de Radboud en Nijmegen, Países Bajos.
 

“Tenemos que modificar la imagen que tenemos del envejecimiento”, dijo Rikkert en una entrevista telefónica. “No es ser viejo y decrépito a los 90; es ser viejo y activo”.
 

Usando el Sistema de Registros Civiles de Dinamarca para identificar individuos, los investigadores estudiaron a 2,262 personas nacidas en Dinamarca en 1905 que todavía vivían en 1998 y 1,584 daneses nacidos en 1915 que estaban vivos en 2010, a la edad de 93 y 95 respectivamente.
 

Aun después de realizar ajustes por los niveles de educación, el grupo de 1915 obtuvo mejores puntajes en los tests cognitivos y tuvo el doble de puntajes perfectos. Los tests mentales incluían nombrar tantos animales como pudieran en un minuto, repetir una lista de doce palabras, recordar todas las posibles diez minutos después y repetir cuatro dígitos de adelante para atrás y de atrás para adelante, explicó Christensen.