Archivo

Lockhart apoya con cautela nuevos recortes de estímulo monetario

06 febrero 2014 3:44 Última actualización 13 enero 2014 12:51

[Refirió que una política monetaria "muy expansiva" sigue siendo apropiada, pese a los pronósticos de un repunte en el crecimiento económico./Bloomberg] 


 
Reuters
 
ATLANTA.- Dennis Lockhart, presidente del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, respaldó con cautela nuevos recortes al programa de compra de bonos de la Fed, advirtiendo que el mercado laboral aún no se ha recuperado y que había señales preocupantes de desinflación.
 
Lockhart refirió en un discurso que una política monetaria "muy expansiva" sigue siendo apropiada, pese a los pronósticos de un repunte en el crecimiento económico y una aceleración gradual en la inflación este año.
 
"Si todo sucede como se espera, hay una transición de la política en curso desde un mundo de 'QE' (alivio cuantitativo) a un mundo post-QE", dijo en relación al programa de compra de bonos conocido como alivio cuantitativo.
 
Sin embargo, "tanto el escenario del empleo como la situación de la inflación tienen aspectos preocupantes", agregó, según declaraciones al Rotary Club de Atlanta.
 
Ante mejores datos de crecimiento del empleo, el Fed recortó el mes pasado sus compras de activos en 10 mil millones de dólares a 75 mil millones de dólares por mes.
 
Estas compras, junto a tasas de interés cercanas a cero, buscan alentar la inversión y el gasto para que impulsen las contrataciones y el empleo.
 
El presidente de la Fed de Estados Unidos, Ben Bernanke, sugirió que el banco central tomaría medidas similares para recortar las compras a lo largo del año.
 
Lockhart, un funcionario moderado de la Fed que no tiene derecho a voto este año, estimó un crecimiento del Producto Interno Bruto de entre 2.5 y 3.0 por ciento este año, levemente por encima de lo registrado en el 2013.
 
Si eso sucede, "yo apoyaría medidas similares de recorte a lo largo de este año", indicó en relación al ritmo del alivio cuantitativo.
 
El desempleo en Estados Unidos retrocedió con fuerza a un 6.7 por ciento en diciembre desde un 7.0 por ciento. Pero "el mercado laboral no está tan saludable como la tasa de desempleo podría indicar", indicó Lockhart.
 
"La tasa de desempleo podría exagerar el progreso logrado", apuntó.