Archivo

Locatarios del AICM se protegen por pleito

06 febrero 2014 3:46 Última actualización 15 enero 2014 5:2

 [El AICM y Fumisa sostienen litigios por el control de los locales / Édgar López / El Financiero]


 
 
Stephanie Cuevas
 

El pleito entre el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y la Inmobiliaria Fumisa por el control de los espacios comerciales del Área Internacional de la Terminal 1 ha provocado que los locatarios defiendan sus intereses.
 

La solución que ha tomado la mayor parte de los comerciantes es la de consignar el dinero de sus rentas ante el juez, para no permanecer con la incertidumbre de a quién se le debe pagar y ante el riesgo de perder sus depósitos.
 
Lo que se está manejando con ambos es ir a consignar la renta y ya que el mismo juez creó la incertidumbre, el deberá asignar la renta a quien tenga mejor derecho de cobrar”, dijo Daniel Ortiz, locatario de un centro cambiario del AICM, entrevistado durante un recorrido de EL FINANCIERO por el aeródromo.
 
Otros decidieron firmar con el que creyeron más conveniente y algunos más tienen contratos tanto con Fumisa como con el AICM en espera de la resolución del juez, con la esperanza de recibir un reembolso de sus depósitos. El aeropuerto ya tiene un “avance considerable” en cuanto a contratos firmados con los principales negocios, según una funcionaria del aeropuerto que pidió el anonimato.
 
Los arrendamientos los está tratando bajo los mismos términos que se tenían con Fumisa, a diferencia de que ahora se pagará en pesos y no en dólares.
 

Las 120 plazas que contabiliza el AICM como recuperadas incluyen locales, espacios publicitarios, plataformas y bodegas; están sellados bajo la leyenda de “Propiedad federal, resguardado. Este inmueble es un bien del dominio público de la federación. La remoción de este sello sin autorización constituye una conducta ilícita en términos de las leyes federales vigentes”.
 

“Tenemos registro de que son poco más de 120 espacios disponibles, el número varía con los datos de Fumisa porque los contabilizamos de forma diferente; nosotros contamos algunos locales grandes como dos y ellos como uno”, explicó la funcionaria.