Archivo

León vs. América: Por la historia y por el orgullo

06 febrero 2014 7:3 Última actualización 12 diciembre 2013 5:13

 [El bicampeonato y subir a la cima de títulos, el mejor regalo para el América / Cuartoscuro]


 
 
Axel Beissner / Francisco Arredondo R.
 

Lo que son las cosas… En aquel Torneo Verano 2002 (el último con ese nombre antes de cambiar a los hoy conocidos como Clausura y Apertura), el 17 de febrero, Miguel Herrera debutó como director técnico al frente de los Potros del Atlante con una derrota ante (coincidencia o no) los Panzas Verdes del León. En ese mismo certamen, el América se impuso en la final a su “hermano”, los Rayos de Necaxa, y festejó su noveno título.
 

Ahora todo es diferente. El 2013 puede ser un año histórico para Herrera, para la institución y para la afición de Coapa, ya que hay mucho en juego deportiva y emocionalmente para todos los involucrados.
 

El DT. Desde su llegada al banquillo de las Águilas logró levantar a una escuadra en decadencia (fue penúltimo lugar del Clausura 2011) y revertir esa situación al grado de disputar dos semifinales y, con ésta, dos finales de forma consecutiva, hasta obtener la mejor recompensa con el campeonato (primero para él) en la campaña anterior.
 
El equipo. No sólo se rompieron los ocho largos años sin contar con un nuevo trofeo de Liga en las vitrinas del América, mejor aún, se volvió a alcanzar al acérrimo rival, las Chivas Rayadas de Guadalajara, en la punta de títulos totales, con once. Además, la posibilidad de emular el bicampeonato conseguido por los Pumas en 2004 es un aliciente extra.
 
La porra. Con la partida del Chucho Benítez (q.e.p.d.) tal vez hubo quien pensara que vendría una baja de juego, la cual nunca llegó, al contrario, el buen andar del equipo hizo que los fanáticos llenaran cada vez más las gradas del Azteca y que su ilusión por repetir la celebración de haces seis meses creciera.
 

Hoy, hoy, hoy (como diría el ex Presidente Vicente Fox). La trayectoria de Herrera como timonel ya supera ampliamente sus logros como jugador. En el partido de vuelta del domingo 15 de diciembre cumplirá dos años y un mes de haber sido presentado como el encargado del esquema de las Águilas en la cancha; sólo es cuestión de tiempo para saber si cumplirá con todas sus promesas o dejará “corazones rotos”, antes de preparar a la Selección Mexicana con rumbo a Brasil 2014.
 
Para Missael Espinoza esta será una de las finales más apretadas
 
Por números, pasión y entrega la final entre América y León puede considerarse como una de las más apretadas de los últimos años en el futbol mexicano, y de acuerdo al ex jugador del cuadro guanajuatense Missael Espinoza Padilla, el título puede quedar en poder de La Fiera.
 
La serie que protagonizarán ambos conjuntos desde esta noche en el Nou Camp pone frente a frente al mejor equipo de la fase regular del Torneo Apertura 2013 (América) y al más completo (León) de la Liguilla, ambos con dos técnicos triunfadores, con jugadores base de la Selección Mexicana e instituciones que se colocan como parte de las más ganadoras del balompié nacional.
 

Desde cualquier ángulo, la final es pareja desde el punto de vista estadístico como deportivo, afirmó Missael Espinoza a EL FINANCIERO, uno de los sobrevivientes de aquel León que perdió la final en el Invierno 1997 ante el Cruz Azul y que significó la última aparición del cuadro guanajuatense en estas instancias en el máximo circuito.
 

Radicado actualmente en Monterrey, Nuevo León, donde se desempeña como comentarista, el ex delantero nayarita dijo que el León es favorito para llevar a sus vitrinas la sexta corona de su historia y sus conceptos los sustenta en el estilo de juego implementado por el estratega uruguayo Gustavo Matosas.
 
León cuenta con muchas variables, es intenso y despliega un buen futbol a comparación del rival”, dijo el también mundialista en la Copa del Mundo USA 1994.
 

En la fase regular del Apertura 2013 los americanistas fueron los mejores y cerraron como superlíderes, al ganar 11 partidos, empatar cuatro y con sólo dos derrotas.
 

León se instauró en la liguilla como el tercero de la tabla general, con 30 unidades, producto de ocho victorias, seis empates y tres caídas, pero esos números quedaron en el pasado en la Liguilla donde mostraron su poder ante Monarcas Morelia en cuartos de final y Santos Laguna en las semifinales, por lo que llega invicto a la disputa por el título.
 

“Lo hecho por Miguel Herrera tiene un gran mérito, pero comparando los esquemas de los dos equipos veo más variantes en la escuadra de Gustavo Matosas, además de que León juega más vertical, crea más jugadas, es más explosivo y ese factor marcará el rumbo del León”, agregó Espinoza Padilla.