Archivo

Las 5 tormentas que azotarán a los mercados en 2013

13 febrero 2014 5:2 Última actualización 03 diciembre 2012 14:38

 
Francisco Muciño
 
En 2012, la crisis del euro, la incipiente recuperación de Estados Unidos y la desaceleración económica de China formaron lo que muchos llamaron una ‘tormenta perfecta’, que provocó mucha turbulencia en los mercados. En 2013, la conjunción de 5 fenómenos podría azotar aún con mayor fuerza las finanzas globales y hacer temblar a la economía mundial.
 
Los 5 ‘jinetes del Apocalipsis’ que podrían causar estragos en los mercados en 2013 son:el precipicio fiscal de Estados Unidosel contagio en la crisis del eurola alta deuda de Japónla desaceleración económica de Chinalos conflictos entre Irán y Siria.
 
Tras la crisis de 2009, el mundo comenzó con una recuperación económica frágil y, en vez de ver la luz al final del túnel, estos eventos pueden conducir de nuevo a una recesión.
 
Ya lo advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su último informe semestral de Perspectivas Económicas Globales, en el que indica que “los riesgos a la baja han aumentado y son considerables”. Como muestra, el organismo rebajó la perspectiva de crecimiento de 2.0 a 1.5% de las economías avanzadas en 2013. Mientras, para los emergentes también bajó la perspectiva de crecimiento, de 6.0 a 5.6% en el mismo año.
 
Para la economía a nivel mundial, el FMI prevé un crecimiento de 3.6% en 2013, pero resalta que, de acuerdo a estimaciones de sus analistas, “hay una probabilidad de 1 a 6 de que el crecimiento mundial descienda por debajo de 2%”.
 
Por regiones, los riesgos de estancamiento son mayores.En la zona euro, la recesión en 2013 es casi un hecho, con 85% de probabilidadEn Estados Unidos, hay más de 25% de riesgoy en Japón, las posibilidades son de 15%
 
Por si lo anterior no fuera suficiente, “también hay un riesgo importante de que un recrudecimiento de las tensiones geopolíticas hiciera subir los precios del petróleo”, recuerda el FMI, que estima que si hubiera un aumento de 50% en los precios del crudo, provocaría una reducción de entre 1.0 y 1.5% del PIB en muchas partes del mundo.
 
Por eso, para que tomes tus previsiones, te presentamos las 5 ‘tormentas’ que azotarán los mercados en 2013:

 
1. Camino al precipicio
 
Es la amenaza más cercana para México y todo el mundo, y puede materializarse el 1 de enero de 2013. El precipicio fiscal consiste en una serie de ajustes al gasto y en la expiración de recortes de impuestos, que se acordaron desde 2003, en la Presidencia de George Bush. La economía más grande del mundo se dirige hacia el desfiladero y los políticos aun no se ponen de acuerdo para poner el freno de mano.
 
El impacto de este ‘acantilado’ fiscal, como también se le conoce, sería de unos 600,000 millones de dólares (mdd), aproximadamente 4% del Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense. Este precipicio puede sumir a EU en una recesión, llevándose consigo a la economía global y también a México, que destina 80% de sus exportaciones al país vecino.
 
Barack Obama fue reelecto como presidente de Estados Unidos con una mayoría relativamente amplia, pero el Congreso sigue dividido, con los republicanos que tienen la mayoría en la Cámara de Representantes y los demócratas el Senado. Los legisladores estadounidenses tendrían que alcanzar un acuerdo bipartidista, algo que en sólo unas semanas se antoja difícil para evitar este caer en este abismo.
 
Lo más probable es que sólo se mitiguen los efectos del choque, considera Alejandro Rubinstein, managing partner de Latam Wealth Consulting:
 
“O se posterga (el acuerdo) por unos meses para que un comité entregue un acuerdo definitorio, o se pondrán partidas que hagan que la entrada en efecto sea llevada a un plazo mayor. Bajo ningún punto de vista se reducirán gastos ni aumentarán significativamente impuestos en el corto plazo, es decir, el déficit seguirá creciendo
 
 
 
2. Contagio de la crisis del euro
 
A falta de acuerdos políticos definitivos, el próximo año la crisis del euro puede tener otro capítulo, en el que se vea cómo el contagio se extiende a los países más ricos. Las grandes economías del bloque serán arrastradas a la recesión.
 
El anuncio del Banco Central Europeo (BCE) del programa de compra de bonos en septiembre dio alivio al bloque monetario, pero los problemas siguen ahí. De acuerdo a BBVA Research, hay una probabilidad de 35% de que la zona euro siga en recesión en 2013. El Fondo Monetario Internacional (FMI) lo da casi como un hecho, pues calcula 85% de probabilidades. Los dos más fuertes de la eurozona, Alemania y Francia, tendrán un crecimiento de 1.3% y 0.5%, respectivamente.
 
Francia es un ejemplo de cómo la crisis se contagia a los más grandes. Al cierre de 2011, su deuda con relación al PIB era de 86%, superior al promedio de toda la Unión Europea, según datos de Eurostat, y al segundo trimestre de 2012 creció hasta 91.3%. Esto, combinado con las advertencias sobre su baja competitividad y la necesidad de reformas, ponen al gobierno de Francois Hollande como el prefacio del siguiente capítulo de la crisis en el bloque: la deuda de los países ricos.
 
“Es un capítulo de la misma serie. Al final, o unos se salen y se salvan, o tendrán que sumar todas sus deudas y transferir riqueza a pobreza. Para peor, serán arrastrados a recesión también, lo cual no ayudará mucho a mejorar las cifras. El efecto dominó es inevitable en Europa”, asegura Rubinstein.
 

 
 
3. Deuda a la japonesa
 
Izumisano es una pequeña ciudad ubicada en Osaka, Japón, con una población de 100,000 personas, pero con una deuda de 100,000 millones de yenes (1,257 mdd). Para tratar de bajar su deuda, la ciudad ha puesto en venta su nombre por 1,000 millones de yenes (12.5 mdd). De preferencia, quieren que el comprador sea una empresa que se instale en la misma localidad.
 
Éste es un ejemplo de la delicada situación que pasa la nación asiática por su deuda, que asciende hasta 976 billones de yenes (12.2 billones de dólares), equivalente a 253% de su PIB. Sólo en 2012, Japón pagó 3 bdd en vencimientos de deuda, más que cualquier otro país en el mundo.
 
El anémico crecimiento de la economía nipona, la tercera más grande del mundo, la tiene al borde de una recesión y pone en peligro su sistema financiero. “Japón puede seguir endeudándose, ya que la deuda es principalmente vendida al mercado interno. El riesgo es que el crecimiento es cero y el país lleva dos décadas como un zombi sin ir a ningún lado”, indica Alejandro Rubinstein.
 
El Fondo Monetario Internacional (FMI) también ha alertado de la situación de Japón y su sistema financiero, el cual se encuentra “en una encrucijada crítica”, pues la tenencia de los grandes bancos de la deuda pública y el lento crecimiento económico ponen en peligro su funcionamiento.
 

 
4. El dragón que cae
 
Durante todo el año persistieron los temores en los mercados sobre la desaceleración de la economía china, la segunda más grande del mundo. El gigante asiático ha tenido crecimiento acelerado en los últimos 30 años, alcanzando en 2007 su pico con 14.2%. Al tercer trimestre de este año, China creció sólo 7.4% y el mismo gobierno espera que al cierre de 2012 alcancen sólo 7.5%. Los crecimientos por arriba de 10% ya no se verán.
 
Los temores por la contracción de la economía asiática se deben a que es el principal socio comercial de Estados Unidos y Europa, que también pasan turbulencias. Además, China es el primer demandante de materias primas en el mundo, también es el primer fabricante global de autos, y el consumo de artículos de lujo por parte de su población se ha incrementado en los últimos años. Si el dragón cae, el mundo tiembla.
 
Algunos ven con escepticismo un posible un aterrizaje forzoso de la economía china, pero Ruchir Sharma, economista de mercados emergentes de Morgan Stanley, indica en su artículo ‘10 razones para creer en la historia de la desaceleración china’ que la situación de China es como la fábula de ‘Pedro y el lobo’. “Y la lección que aprendimos fue que, efectivamente, el lobo llegó.”
 
“Creo que el mercado aun no entiende que China depende del sector externo, por mucho que hagan la transformación, le faltan décadas para no depender de Europa y EU. Seguramente (en 2013) va a dar de qué hablar”, opina Rubinstein, quien cree que la volatilidad por China seguirá en 2013.
 

 
5. Antesala de la guerra
 
Un elemento adicional que causará turbulencia en los mercados son las tensiones por el programa nuclear de Irán y el conflicto armado en Siria, hechos que dividen a las potencias globales y que, de no alcanzar una solución pacífica para ambos peligros, provocarán más volatilidad.
 
Desde 2011, Israel ha denunciado que el programa nuclear de Irán está desarrollando armas de destrucción masiva, algo que niega el gobierno de Mahmud Ahmadineyad, que asegura realizar pruebas para abastecer de energía eléctrica a la población. Pero la presión de la comunidad internacional sigue. En respuesta, Irán ha amenazado con bloquear el Estrecho de Ormuz, ruta clave para el tránsito de petróleo en el Golfo Pérsico, equivalente a 20% del crudo mundial.
 
De enero a marzo, cuando el conflicto alcanzó más tensión, el precio del petróleo Brent pasó de 111 a 125 dólares por barril, y en octubre se estabilizó a 112 dólares, mientras el WTI pasó de 100 a 106 dólares por barril en el mismo periodo y en octubre quedó en 89 dólares.
 
En tanto, en Siria escala la violencia por la lucha armada contra el presidente Bachar Al Asad. El conflicto genera divisiones más profundas en las grandes potencias. Por un lado, Occidente reconoce la lucha de los opositores y exige la dimisión de Al Asad; por el otro, China y Rusia han bloqueado 3 veces los intentos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de sancionar a Siria.
 
Alejandro Rubinstein comenta que estos conflictos son más graves de lo que fueron Irak y Afganistán, pues seguirán afectando los precios del petróleo y la posición geopolítica de China y Rusia. Además, una guerra en cualquiera de estos dos frentes sería muy costosa. “Las posiciones son muy polarizadas. Otra guerra es un costo demasiado grande de soportar financieramente”.