Archivo

La taquilla no define la calidad: Cuarón

07 febrero 2014 3:46 Última actualización 18 octubre 2013 5:31

[Al director no le interesa que lo recaudado por su cinta 'Gravedad' sea la parte medular de la noticia. / Cortesía]  


 
 
Sandra Aguilar Loya
 
 

El cineasta mexicano Alfonso Cuarón, junto con Jonás, su hijo y guionista de la película Gravedad, defendieron su postura sobre el no juzgar una “obra de arte” por lo recaudado en taquilla, incluso antes de su estreno, o por los premios que pueda o no ganar en los circuitos de cine internacional, sino por las fibras que pueden llegar a tocar en el público.
 

Cuarón dijo preferir el cine no comercial sobre el que sí lo es, “lo que no entiendo es el por qué se tiene que estar hablando de Gravedad en los números y no en la experiencia de la misma, qué importa si es primer lugar en taquilla, esas noticias en los periódicos me gustaría que estuvieran en la sección de negocios, por qué tiene que estar combinada la cultura con el dinero”.
 

El director dejó en claro que no le interesa que lo recaudado por su cinta, cuya fotografía está a cargo de Emmanuel Lubezki, sea la parte medular de la noticia, ya que, dice, le pone un tinte no muy agradable. Prefiere “que la gente la vaya a ver sin el prejuicio de si recaudó miles de millones de dólares, eso tiene que ver con el marketing”, y se pregunta el por qué se celebra a la taquilla y no al cine como tal.
 

“Ese es el problema, lo que me saca de onda es ver a los chavitos afuera de los cines viendo en sus teléfonos cuánto dinero hizo una u otra película para decidir cuál van a ver, esos son conceptos de ‘marketeros’, por qué el público tiene que ir a disfrutar una experiencia fílmica con ese punto de vista, es mucho más interesante saber qué fibras tocó Gaz (Alazraki) en Nosotros los Nobles o qué fibras Eugenio (Derbez) ha tocado con No se aceptan devoluciones”, dijo.
 
 
 
Herencia holywoondese
 
 

Alfonso y Jonás abundaron en que desafortunadamente esta “obsesión” por darle valor a las películas por lo recaudado en las taquillas o por los premios que pueda o no obtener se generó dentro de la industria hollywoodense.
 

“Lo que sí es muy triste es el cine que pretende comunicar a las masas y que no comunica nada. No podemos juzgar el cine de Carlos Reygadas desde el punto de vista de taquilla; él y Amat Escalante son dos de los cineastas más comerciales que hay en México porque sus películas son de bajo presupuesto y, aunque no sea visto por gran cantidad de público, son películas que viajan a todo el mundo y entre esos públicos especializados, la recuperación de sus obras es mucho más grande que el gran porcentaje del cine comercial mexicano que rara vez recupera su inversión”, abundó Alfonso, quien en ese sentido dice aplaudir a No se aceptan devoluciones y Nosotros los Nobles, “que lograron tocar fibras sensibles en el público, porque tienen un gran talento”.
 

El cineasta, que prefiere “ese cine que no es comercial”, sobre el que sí lo es, pues dice “es una basura, pero si va a ser una basura, que al menos conecte. Lo que me preocupa como director es la confusión que ya todo mundo tiene; me parece muy perversa esa obsesión por la taquilla, me da mucha lástima que el público empiece a preocuparse y estar enterado y tener opiniones de las películas antes de verlas basadas en la taquilla, es definir una obra a partir del precio cuando hay obras de arte que no tienen precio, además es tan circunstancial porque hay muchas cintas que hicieron mucho dinero que después nadie se acuerda de ellas”, finalizó Alfonso Cuarón.