Archivo

La SCT privilegia invitaciones sobre las licitaciones

06 febrero 2014 6:52 Última actualización 13 noviembre 2013 5:2

  [Este año sólo el 43% de los proyectos de infraestructura se han subastado, revelan datos de Compranet. / El Financiero] 


 
Ana Valle / José Sánchez 
 
 
 
En este año, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) prácticamente ha esquivado hacer licitaciones y ha apostado por adjudicar directamente o invitar a empresas para construir la infraestructura del país.
 
 
Un ejercicio de El Financiero con datos de Compranet, revela que el número de contratos otorgados a través de invitación restringida a empresas y adjudicación directa representó el 57 por ciento del total de los concursos, en contraste con apenas el 18 por ciento de contrataciones que se registraron bajo este modelo en el primer año de la administración anterior.
 
 
En 2007, la SCT lanzó 2 mil 403 contratos de obra pública, de los cuales, 68 por ciento fueron licitados y el restante 32 por ciento se otorgaron bajo el esquema de invitación y adjudicación directa. En contraste, en el primer año de gobierno de Enrique Peña, la dependencia ha lanzado mil 473 contratos, 837 fueron por invitación y sólo 636 por subasta.
 
 
En las invitaciones y adjudicaciones fueron consideradas empresas como Tecnosuelo, con siete contratos, Coincat, Constructora Integral de Vanguardia y Asfáltica La Bahía, con seis contratos cada una.
 
 
Federico Hernández, socio de finanzas corporativas e infraestructura de KPMG, señaló que se toma la decisión de licitar o no un proyecto dependiendo del monto de inversión que conlleve el mismo.
 
 
Una licitación es un proceso competitivo mediante convocatoria pública para que se presenten proposiciones en sobre cerrado, que se abrirán públicamente, explica la Ley de Adquisiciones.
 
 
En el caso de las invitaciones, la dependencia elige a cuando menos tres personas a que envíen sus propuestas para ejecutar un proyecto. Mientras que en la adjudicación directa, la propia institución determina quién realizará el contrato.
 
 
María José Montiel, especialista en temas de buen gobierno del Instituto Mexicano para la Competitividad, señaló que uno de los riesgos de las invitaciones y las adjudicaciones directas es que se fraccionen contratos muy grandes para dejarlos en los montos permitidos por ley.
 
 
“En lugar de tener un contrato por menos del monto máximo, se tienen varios y ahí las entidades están incurriendo en un problema, ya que este monto se puede ir fácilmente a una licitación, pero al fraccionarlos utilizan la ley para adjudicarlos directamente”, advirtió Montiel.
 
 
La Ley de Obra Pública y el Presupuesto de Egresos determina que el monto máximo para realizar una adjudicación directa es de 1.06 millones de pesos y para el caso de las invitaciones restringidas es de 9.13 millones, dependiendo del presupuesto destinado a la obra pública.
 
 
En abril, la SCT adjudicó de forma directa la construcción de un subtramo de la carretera Puerto Escondido-Huatulco, con una inversión por 118.2 millones de pesos a Grupo Constructor Diamante, señala Compranet.
 
 
En licitaciones, la de mayor monto en este año fue la construcción de interconexiones ferroviarias de la línea Coahuila-Durango, con 257.6 millones de pesos y de la cual resultó ganadora Mota-Engil México.
 
 
 
 
Retraso del gasto influye
 

El repunte de las invitaciones pudo haber estado relacionado con el retraso en el gasto del gobierno en el primer año de la presente administración federal, con el objetivo de acelerar las obras, dijo un especialista.
 
 
El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Luis Zárate, señaló que el gobierno debe otorgar las obras a las empresas que ofrezcan el precio más competitivo en los concursos.
 
 
Actualmente, la SCT tiene otros procesos de invitación restringida relacionados con la red ferroviaria, entre los que destacan, el contrato para el libramiento ferroviario de Celaya, Guanajuato y la liberación del derecho de vía para el tren Transpeninsular y el México-Toluca.
 
 
Funcionarios de la SCT fueron consultados, pero al cierre de la edición no dieron respuesta.