Archivo

La producción de maíz será superior a lo esperado

07 febrero 2014 5:56 Última actualización 22 julio 2013 5:18

[Cuartoscuro]


 
 
Héctor A. Chávez Maya
 
 

Las lluvias que se han presentado de manera generalizada en estos días permiten ser optimista en cuanto a la producción de alimentos en el país, pues a finales del ciclo Primavera-Verano podrían superarse las perspectivas de producción de principios del 2013, cuando especialistas advertían que este año sería muy difícil en materia de agua, señaló Enrique Martínez y Martínez.
 
 
El secretario de Agricultura informó que tan sólo en los últimos días en el norte del país presas que estaban en niveles menores al 20% ya están al 50% de su capacidad y en algunos casos como la presa Falcón en Tamaulipas en más del 90%, por lo que no sólo se garantiza un buen ciclo Primavera–Verano, sino que se tendrá suficiente humedad y liquido para el Otoño-Invierno 2013-2014.
 
 
Comentó que si bien se redujo la producción de maíz en Sinaloa en casi 2 millones de toneladas como consecuencia de las heladas del inicio del año, hay confianza de que no sólo se recupere sino que se incremente con la siembra del centro y sur del país, con lo cual la producción podría superar los 22.5 millones de toneladas.
 
 
El sector pecuario fue el más afectado por la sequía prolongada, especialmente el bovino. El problema fue el despoblamiento y el buen precio de la carne en el mercado que obligó a vender no sólo las cabezas sino los vientres, provocando una caída del hato ganadero nacional, recordó.
 
 
“La exportación de 1.5 millones que hacíamos a Estados Unidos eran sólo machos y ahora fue una gran cantidad de hembras y eso nos hace que haya un gran despoblamiento del hato y entonces vamos a tener problemas en el futuro que queremos recuperar lo más pronto posible mediante un programa especial de repoblamiento”.
 
 
Mencionó que los estados más afectados por la sequía habían sido Durango, Coahuila, Chihuahua y Zacatecas, este último ahora ha solicitado más semilla de frijol para la siembra de otras 30,000 hectáreas, con lo que la producción de la leguminosa se recuperará.
 
 
“Lo importante es que no dejemos la posibilidad de esta humedad que tienen nuestra tierra y hacerla que produzca y sobre todo que este tipo de cultivos va a productores de menores ingresos que son prácticamente los de autoconsumo”.