Archivo

La gran depresión no va a tener efectos de largo plazo: Kahneman

06 febrero 2014 7:0 Última actualización 19 noviembre 2013 5:40

[El premio Nobel de Economía 2002 expone que el desempleo es la “amenaza más grande para la felicidad”. / Eladio Ortiz / El Financiero] 


 
Ivette Saldaña
 
 

Las lecciones de la crisis económica de 2008-2009 no llegarán al largo plazo, incluso a pesar de que los consumidores ahorran un poco más en países como Estados Unidos volverán a los mismos patrones de consumo que antes, advirtió el premio Nobel de Economía 2002, Daniel Kahneman.
 
 
En entrevista exclusiva, consideró que el tema de la gran depresión económica se vive más en los medios de comunicación, los gobiernos y las instituciones financieras, pero no se siente con la misma intensidad en las familias, a menos que se sufra de desempleo, que es la “amenaza más grande para la felicidad” y pudiera ser una “tragedia para hombres y mujeres”.
 
 
Pero aun y cuando la gente siempre busca tener seguridad en el trabajo, dinero o con otros satisfactores, fue evidente que “la influencia de la crisis fue mínima durante el día de San Valentín”.
 
 
En esta ocasión, quienes más aprenderán de la crisis serán los tomadores de decisiones, mientras que las personas mantendrán un comportamiento que se basa en sus condiciones de vida y la cultura que tengan, planteó Kahneman, psicólogo de profesión, quien visita México para participar en algunos foros que organiza Banamex.
 
 
En Asia, dijo, se piensa más en el ahorro y en planear para el futuro, pero, en general, la gente no sabe mucho de finanzas personales ni de matemáticas y no es algo que les importe mucho.
 
 
Sobre qué tan cierto es que las personas marginadas son felices, como en el caso de México, donde más de la mitad de la población vive en esas condiciones, Kahneman aseguró que esto es una mentira, ya que la gente que vive en la pobreza debe lidiar a diario con ello, es decir, se pasan gran parte de su vida pensando en que no tienen dinero y en cómo le harán para subsanar las carencias que tienen. Lo anterior contrasta con lo que pasaría en familias de países desarrollados como Suecia, en donde su nivel de felicidad es mayor.
 
 
Aunque hay otros factores que también tienen que ver con la felicidad como lo es la familia, con respecto a qué tanta confianza tiene una persona de que cuando sea grande sus parientes lo cuidarán, caso diferente a países en donde la gente mayor será cuidada por el gobierno.
 
 
 
¿Qué tanto cambiará el comportamiento de los consumidores tras la crisis?
 
 
La gran depresión no va a tener efectos de largo plazo, a pesar de que la gente tiene miedo de que pase otra vez, hay evidencias de que no habrá impacto en los consumidores en el futuro, ello a pesar de que en Estados Unidos se observa que las personas ahorran un poquito más.
 
 
 
¿Los estadounidenses contrajeron sus gastos, ya no consumen lo mismo?
 
Por ahora, hay muy baja confianza en Estados Unidos y la recuperación se da muy lenta, pero se volverá a lo mismo. Pero no cambiará mucho el modo de pensar.
 
 
 
¿Qué debemos aprender de la crisis?
 
No soy muy optimista acerca del aprendizaje, porque hay un consenso general de que los primeros que deben aprender son el gobierno y las instituciones financieras, no los individuos. La crisis no la crearon los individuos, sino las instituciones financieras y las regulaciones del gobierno y es ahí donde el aprendizaje tiene que estar.
 
 
 
¿Cómo ve a México desde fuera?
 
Estuve en México hace 50 años….y ahora la diferencia es enorme, la ciudad se siente como un país desarrollado y no como en desarrollo. Lo que veo es que la gente se ve feliz, más feliz.