Archivo

La Esperanza ‘se come’ a El Globo

01 febrero 2014 9:33 Última actualización 12 noviembre 2013 6:2

 
Nallely Ortigoza
 
 
En 10 años, Panaderías y Pastelerías La Esperanza desarrolló un proceso de institucionalización que la ha llevado a “comerse” el mercado de panificación artesanal y superar a El Globo, pues con un menor número de sucursales, registra una mayor facturación que la subsidiaria de Grupo Bimbo.
 
 
Según datos de la propia empresa, cada una de sus 56 sucursales emite entre 2 mil 500 y 2 mil 700 tickets de compra al día. Si se asume un consumo promedio de 30 pesos por ticket, obtiene ingresos de al menos 4 millones 200 mil pesos diarios, lo que representa 126 millones al mes y más de mil 500 millones de pesos al año.
 
 
Esta cifra se encuentra por arriba de los mil 200 millones que analistas consultados estimaron para El Globo en ventas anuales.
 
 
En entrevista, Xavier Juampérez, director general y presidente del Consejo de la compañía, presumió que no son la panadería con más sucursales, pero sí la que más factura.
 
 
“El grupo ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos 10 años, estamos abriendo aproximadamente una (sucursal) cada mes. Somos la firma de panaderías y pastelerías artesanales que más factura en México, por arriba de El Globo y por arriba de otros competidores pequeños”, aseguró Juampérez.
 
 
La empresa surgió en el Distrito Federal en 1975 y en 2004 tenía 16 sucursales, año en que detonó su crecimiento e institucionalización. Uno de sus primeros pasos fue la fundación de un centro para capacitar al personal, lo que le ha permitido consolidar el tipo de atención que los clientes reciben en todas sus sucursales.
 
 
“En el 2004 no éramos líderes en el mercado, lo que necesitábamos era primero una institucionalización de la empresa”, comentó el empresario.
 
 
Adicionalmente, se invirtió en sistemas de gestión de negocios y tecnología, pues previamente la contabilidad de la empresa se llevaba manualmente, recordó el directivo. El último paso fue incrementar la presencia de La Esperanza, inicialmente en el Distrito Federal y después en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. En una década, abrió 40 sucursales.
 
 
En este año, la empresa saldrá del área metropolitana por primera vez y entrará a ciudades como Pachuca y Toluca.
 
 
 
Va por clientes ‘gourmet’
 

 
Hace cuatro meses, el grupo abrió su primera sucursal gourmet de La Esperanza para atender a clientes de alto nivel adquisitivo.
 
 
La primera unidad se ubica en Polanco y ha resultado tan exitosa, que ya alistan cinco nuevas sucursales: en Bosques de las Lomas, Pedregal, Tecamachalco, Las Lomas e Interlomas, adelantó el ejecutivo.
 
 
“La panificación es más compleja, hay pan blanco más grande, con más horas de fermentación, en panadería dulce tenemos de varias partes del mundo y en pastelería juntamos el pastel típico americano, pero también la pastelería francesa”, detalló Juampérez.
 
 
Se estima que al año factura más de mil 500 mdp, por arriba de lo que vende El Globo.   
 
 
 
Panes, pollo rostizado y más
 

 
Aunque La Esperanza surgió en 1975, 31 años después se creó Grupo Espcor, que maneja varias empresas. Su Consejo de Administración tiene seis socios.
 
 
El grupo decidió crear una marca para sus rosticerías e incluso establecer algunas de forma independiente a las panaderías. Actualmente hay 44 sucursales.
 
 
Es una planta de panificación industrial ubicada en Tecámac, donde se fabrican los productos con una larga vida en anaquel, como pan de caja, galletas y chocolates.
 
 
Es una marca de agua embotellada que la empresa comercializa en sus rosticerías Santo Gallo. Existen dos presentaciones: 600 mililitros, que se vende en 6 pesos y 1.5 litros, en 10 pesos.
 
 
Las ventas de La Esperanza crecen anualmente 18 por ciento, la administración asegura que ninguna de las sucursales tiene capacidad ociosa. Uno de sus nuevos retos es la venta en línea.