Archivo

La desaceleración de la economía, más profunda de lo previsto

07 febrero 2014 5:54 Última actualización 23 julio 2013 5:59

[Braulio Tenorio/El Financiero]


 
 
Eduardo Jardón
 
 
Las ventas minoristas en México crecieron apenas 0.1% anual en mayo y los analistas estiman que se mantendrán débiles hasta el tercer trimestre de este año.
 
 
El bajo crecimiento en este indicador resultó además inferior a las estimaciones del mercado, que esperaba un avance de 1%. La diferencia se debe a una desaceleración mayor a lo prevista en la actividad económica.
 

Los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que, entre enero y mayo, el comercio al menudeo registró una baja de 0.1%, lo que se compara negativamente con el avance de 4.8% del mismo periodo de 2012.
 
 
Alejandro Cervantes, economista de Banorte-Ixe, estima que este indicador seguirá presentando un bajo dinamismo en el tercer trimestre del año, debido al declive que se observa en la confianza de los consumidores, que apunta a una debilidad en el consumo, así como por la desaceleración en la generación de empleos.
 
 
Otra variable en contra es el deterioro que se observa en las perspectivas de la economía, lo que podría afectar las decisiones de gasto privado e inversión.
 
 

En el comercio mayorista, las ventas disminuyeron 6.9% anual en mayo y en los primeros 5 meses la caída acumulada fue de 5.5%.
 
 
De acuerdo con Javier de Sayve, economista de Invex, el efecto de la desaceleración industrial en Estados Unidos y el letargo en el mercado laboral en México siguen reflejándose en el sector comercial.
 
 
En su opinión, el reporte de establecimientos comerciales revela que la economía muestra señales de una desaceleración más profunda de lo estimado.
 
 
“El dato no permite ser muy optimista de cara a los resultados del segundo trimestre; la contención del gasto público y la holgura del mercado laboral siguen siendo un lastre para reactivar el crecimiento en el sector comercial”, apuntó en un reporte.
 
 
Los datos de ventas se suman a otros reportes clave de la actividad productiva, que también han resultado negativos, como producción industrial, exportaciones, empleo y confianza de los consumidores, los cuales reflejan un estancamiento de la economía.
 
 

Con base en los registros del INEGI, los establecimientos que reportaron un desempeño más negativo en mayo fueron los relacionados con la venta de artículos de papelería, para el esparcimiento y de uso personal, que disminuyeron 5.5% anual.
 
 
A su interior, las ventas en tiendas de perfumería y joyería bajaron 4.2%; en las de artículos de esparcimiento se observó una caída de 10.6, y en las de papelería, libros y periódicos la baja fue de 4.6%.
 
 
Destacó también el descenso en las tiendas departamentales y de autoservicio, de 4.3 y 3.7%, en cada caso. En muebles y enseres domésticos la contracción fue de 15% y este segmento acumula 6 meses consecutivos a la baja.
 
 
Con cifras positivas resultó la venta de alimentos, con 5.4%; ropa y accesorios de vestir, con 21.2; computadoras y aparatos de comunicación con 17.8, y automóviles, con 10.2%.