Archivo

La Cruzada, lejos de ser una estrategia

12 febrero 2014 4:44 Última actualización 02 junio 2013 9:29

 [Cuartoscuro] INFORME ESPECIAL: Los primeros 6 meses de gobierno de Enrique Peña Nieto. 


 
Miriam de Regil
 Aunque en materia de desarrollo social, en estos seis meses de gobierno destaca la puesta en marcha de la Cruzada Nacional contra el Hambre, para Gabriela Pérez Yarahuan, investigadora de la Universidad Iberoamericana, no se trata de una verdadera estrategia en este rubro, sino más bien de una respuesta inmediata ante una promesa de campaña que hizo el presidente.
  Por ello, advirtió que lo que hoy hace falta es que se de paso a la coordinación de acciones a nivel federal, estatal y municipal para entonces poder poner en marcha una consistente política de desarrollo social que incluya lo que está propuesto en el Plan Nacional de Desarrollo y no sea solamente es una cuestión de hambre sino de derechos sociales.  "Otro aspecto fundamental para evaluar la política pública tendría que ver con la factibilidad política y la factibilidad técnica de las acciones que se proponen hacer. Creo que en términos de factibilidad política el Pacto fue un acierto inicial del gobierno."  La experta señaló que se requiere tener claridad de cómo vamos a lograr los buenos propósitos, pues en el Plan Nacional de Desarrollo no está muy explícito. "Hay una serie de programas, pero no se dice qué se va a hacer ni cómo se va a generar y eso nos interesa a todos como país".  Resultados, no intenciones  Oliver López Corona, profesor de Cátedra sobre Cambio Climático y uso de energía del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México, señaló que aunque es muy temprano para evaluar las acciones de los primeros meses de gobierno, las políticas encaminadas al cuidado y protección del medio ambiente de la presente administración están bien guiadas, pero alertó: "hace falta tiempo para saber cómo se van a implementar".  "Como ciudadanos tenemos que estar atentos para ver no sólo intenciones, sino resultados. Hay todo un conjunto de líneas de oportunidad en lo que refiere el medio ambiente que hoy tiene Enrique Peña Nieto para hacerlas suyas y para hacer la diferencia con los dos sexenios pasados", los cuales, aseguró, manejaron sólo el tema en el discurso.  En la parte ambiental, dijo, México está hoy enfrentando quizá diez vertientes diferentes, las cuales tienen que ver con "cambio climático, pérdida de biodiversidad, contaminación en general, uso del agua dulcecambio de uso de suelo, pérdida de capa de ozono, así como perturbaciones al ciclo de nitrógeno y al del fósforo, esta última esencial para el crecimiento de las plantas".  El investigador destacó que otro asunto ausente en esta administración es el reconocimiento del problema de los transgénicos, "algo que quedó pendiente en el sexenio pasado, pese a su importancia para México, centro de origen y diversificación del maíz. Hay estudios y reporte importantes que Peña Nieto podría hacer suyos para tener un pronunciamiento bien fundamentado en contra de las siembras transgénicas en México", concluyó.  Información proporcionada por El Financiero Diario