Archivo

La CNTE aún no tiene previsto volver al Zócalo

07 febrero 2014 3:42 Última actualización 19 septiembre 2013 5:10

[La custodia federal se retirará al concluir la ceremonia de los sismos de 1985: Mancera / Braulio Tenorio / El Financiero]  


 
 
Pablo Chávez Meza
 
 
Los cordones de seguridad tanto del Estado Mayor Presidencial como de la Policía Federal que sellaron durante varios días los accesos a la plancha del Zócalo de la ciudad de México serán retirados una vez que concluya la ceremonia conmemorativa de los sismos y el macro simulacro.
 
 
Y al menos hasta anoche, la dirigencia de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no tenía definido un desplazamiento de sus fuerzas básicas para reinstalarse una vez más en la plancha de la Plaza de la Constitución.
 
 
Durante los últimos días, las advertencias de que la CNTE regresaría al Zócalo no fueron confirmadas por ninguno de los dirigentes, quienes remitieron una y otra vez esa posibilidad a una decisión de sus asambleas. Para el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, el acuerdo entre las autoridades capitalinas y la CNTE nunca consideró su eventual regreso al Zócalo y confió en que cumplirían con éste.
 
 
Incluso anoche, al ingresar a las instalaciones de la Secretaría de Gobernación, donde se realizan las mesas de negociación con el gobierno de Oaxaca, los dirigentes de la CNTE insistieron que aún no tomaban una decisión.
 
 
 
Cuestionan a Núñez
 
 
Ayer, el panorama para los líderes de la dirigencia magisterial cambió, dio un giro radical durante un mitin que realizaron en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, donde cuestionaron abiertamente al secretario general de la sección 22, Rubén Núñez Gines, por haber cambiado la ruta de la manifestación que, según se anunció, iría al Zócalo.
 
 
Al grupo de maestros que salió del campamento del Monumento a la Revolución se sumaron estudiantes de diferentes escuelas que trataron inútilmente de redireccionar la marcha hacia la Plaza de la Constitución.
 
 
En la Plaza de las Tres Culturas vinieron los discursos. Al tomar la palabra el secretario general de la sección 22 de la CNTE, Rubén Núñez Gines pidió apoyo para los damnificados oaxaqueños.
 
 
Algunos maestros y jóvenes comenzaron a chiflar a gritar “¡Zócalo!, ¡Zócalo!”.
 
 
Los gritos de “¡Zócalo!” iban en aumento. El secretario general de la sección 22 contestó que no irían en ese momento, porque así lo habían acordado en la Asamblea Nacional.
 
 
Los jóvenes seguían gritando “¡Zócalo!”, y los maestros lanzaron la consigna “¡Urgente, urgente, cambiar al dirigente!”.
 
 
La situación se hizo más tensa cuando pasaron a las acusaciones de “¡Vendido, vendido!
 
 
El mitin terminó en ese momento. Los dirigentes salieron de la explanada protegidos por los maestros de su primer círculo y flanqueados por los medios de comunicación. “El movimiento no está dividido”, dijo, es más, añadió, “retornar al Zócalo no está en los acuerdos”.
 
 
La marcha hacia el Monumento a la Revolución se hizo difícil ya que los manifestantes se quedaron en las inmediaciones de la Torre de El Caballito sin decidirse a avanzar hacia el Zócalo donde se reforzó la seguridad con policías. El domingo que se espera la concentración de Andrés Manuel López Obrador en el Zócalo ya no habrá vigilancia federal, comentó el jefe de gobierno del DF.