Archivo

KidZania exporta parques a China

07 febrero 2014 3:47 Última actualización 29 octubre 2013 5:2

[KidZania abrirá inmuebles en 11 países entre 2014 y 2015. / Cuartoscuro] 


 
José Sánchez Perales
 
 

KidZania, el parque de diversiones para niños, planea llegar a China y a 10 países más durante 2014 y 2015, lo que representará un crecimiento de 92 por ciento con respecto al número de sedes actuales, adelantó Xavier López, presidente de la empresa.
 

Los nuevos parques estarán ubicados en ciudades como Sao Paulo, Brasil; Moscú, Rusia; Londres, Inglaterra; Estambul, Turquía; Doha, Qatar; Singapur; Manila, Filipinas y Shangai, China, entre otras ciudades.
 

Además de los 11 centros, la empresa se prepara para iniciar operaciones en Estados Unidos.
 

“Aun no estamos construyendo, pero tenemos una potencial ubicación en Chicago, si cerramos el trato con nuestro socio estratégico, que esperamos ocurra a finales de este año o principios de 2014, abriríamos a finales de 2015”, señaló López.
 

En el caso de Norteamérica la expansión no sería por medio de franquicias, sino mediante una asociación a partes iguales con otra firma, explicó el empresario.
 

“En 14 ciudades de Estados Unidos podría operar un KidZania, en Nueva York y Los Ángeles hasta dos, por lo que el potencial total es de 16 sucursales, queremos ir abriendo una por año”, refirió López.
 

La empresa, que nació con una sucursal en Santa Fe en 1999, hoy cuenta con otra representación en la capital mexicana y una en Monterrey, para sumar tres sedes propias en el país.
 

En el extranjero existen 12 sucursales franquiciadas, ubicadas en Yakarta, Indonesia; Seúl, Corea; Bangkok, Tailandia; Kuala Lampur, Malasia; Lisboa, Portugal; Kuwait; El Cairo, Egipto; Mumbai, India; Dubai, Emiratos Árabes Unidos; Chile y dos en Japón.
 

El monto de inversión para obtener los derechos exclusivos de abrir una franquicia fuera de México es de un millón de dólares, más 5 por ciento del total de ingresos. “El costo para abrir un KidZania cambia muchísimo, inclusive de país a país, en Monterrey costó 15 millones de dólares, Japón 32 millones, en Estados Unidos uno chico 30 millones y uno grande 40 millones de dólares”, detalló el ejecutivo.