EF RADAR
Archivo

Jubilados del IMSS salen más caros que empleados

01 febrero 2014 2:40 Última actualización 14 enero 2014 5:5

 [Tras su retiro laboral, las percepciones de los trabajadores del IMSS aumentan entre 14 y 38 por ciento./ Cuartoscuro]


 
 
 
Zenyazen Flores
 
Al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) le cuesta más un jubilado que un médico, enfermera o auxiliar de oficina que trabaja actualmente en esa institución.
 
Los ingresos que recibe un médico familiar como jubilado son superiores en 14.1 por ciento a los que percibe un médico en activo, para las enfermeras y enfermeros generales la diferencia es de 28.5 por ciento y para un auxiliar universal de oficinas los ingresos como jubilado son superiores hasta en 37.9 por ciento, indica el Informe Financiero y Actuarial 2012, que se publicó al cierre de 2013.
 
Las percepciones que reciben los jubilados del IMSS por años de servicio están establecidas en el Régimen de Jubilaciones y Pensiones (RJP) que existe entre el IMSS y el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), que este martes celebra 70 años de vida con la emisión de un billete de la Lotería Nacional.
 
Un médico familiar reportó en el último año como trabajador activo ingresos netos anualizados por 411 mil 175 pesos, pero en su primer año como jubilado tuvo percepciones por 469 mil 112 pesos, es decir, 57 mil 937 pesos más que como personal activo.
 
Esa cantidad adicional que recibe un médico familiar al jubilarse equivale, por ejemplo, al sueldo anual de un trabajador del Distrito Federal que gana alrededor de 2 salarios mínimos al día.
 
A diciembre de 2012, existían 15 mil 685 trabajadores en el IMSS en categoría de médico familiar, de los cuales 12 mil 318 (78.5 por ciento) fueron valuados con las prestaciones del RJP.
 
En el caso de las enfermeras y enfermeros, reportan ingresos anuales por 221 mil 619 pesos como trabajadores en activo, mientras que como jubilados perciben 284 mil 855 pesos. A diciembre de 2012 existían 51 mil 201 trabajadores con esta categoría, de los cuales 26 mil 326 (51 por ciento) fueron valuadas con las prestaciones del RJP.
 
En tanto, los auxiliares universales de oficinas en activo reportaron un salario de 142 mil 62 pesos, mientras que en su primer año como jubilados alcanzaron ingresos por 195 mil 863 pesos al año. A diciembre de 2012 existían 20 mil 165 trabajadores con esta categoría, de los cuales 9 mil 599 (47 por ciento) fueron valuados con las prestaciones del RJP.
 
El IMSS asegura que, si bien con las modificaciones realizadas al Contrato Colectivo de Trabajo del SNTSS en 2005 y 2008, todos los trabajadores que han ingresado desde entonces no representan un pasivo laboral adicional, las obligaciones por beneficios definidos seguirán aumentando en la medida que se vayan reconociendo los derechos pensionarios de los trabajadores activos conforme aumenta su edad y años de cotización.
 
Javier Moreno Padilla, presidente de la Comisión de Seguridad Social de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), y María Fonseca Paredes, directora del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, coincidieron en que el Seguro Social es una institución costosa por la carga “fuerte” de gastos de tipo pensionario.
 
Moreno Padilla indicó que “no se puede hacer nada con las personas que ya están jubiladas, esas personas ya tienen todos sus derechos adquiridos. Pero las personas que están en tránsito de jubilación sí tienen oportunidad de modificar su régimen de jubilación porque no han adquirido ese derecho jubilatorio”.
 
Fonseca Paredes dijo que la estructura administrativa “arrastra” la situación financiera del instituto, lo que tiene implicaciones en el servicio a los derechohabientes, “porque finalmente la calidad de los servicios no mejora, pero los gastos laborales se incrementan”.