Archivo

Jorge Negrete, el actor que dio identidad a México

06 febrero 2014 7:2 Última actualización 05 diciembre 2013 5:48

  [El "charro cantor" padece la ingratitud de la gente a 60 años de su muerte / Cortesía]


 
 
Sandra Aguilar Loya
 
Con solemnidad, la pompa y los honores que se merece un Teniente de Caballería y Administración (Intendencia) del Ejército Mexicano, hoy a las 11:00 horas se realizará la ceremonia luctuosa del 60 aniversario del fallecimiento del Charro Cantor, Jorge Negrete, en el Panteón Jardín de la Ciudad de México.
 
La señora Diana, hija del artista, desde 1977 tomó las riendas del acto, ya que había ciertas cosas “que no me parecían adecuadas para un aniversario luctuoso”, dijo. De esta forma, serán la Banda de Guerra y los cadetes del Heroico Colegio Militar quienes hagan los honores; además, un mariachi acompañará a Carmen Cardenal, Julia Palma, Gabriel Navarro y a los nietos de Jorge Negrete.
 
Los alcances del considerado como el mejor cantante de música mexicana que ha tenido el país ante el mundo, han llegado hasta lugares en los que se siguen vendiendo sus discos como República Checa, Taiwán, Japón y Albania.
 
Hoy en día, si bien hay muchos cantantes de música vernácula, es difícil que permanezcan en la memoria del colectivo nacional como lo hizo Jorge Negrete, quien comparte ese fenómeno con Pedro Infante.
 
Negrete empezó a grabar en RCA Victor en los años 30, canciones napolitanas y romanzas mexicanas, además de los clásicos boleros de la época, pero a raíz del éxito de la película ¡Ay Jalisco, no te rajes!, su carrera giró hacia la música ranchera.
 
Además de contar con una voz privilegiada y triunfar como actor, Jorge Negrete también fue compositor, “no registró todas y algunas se las plagiaron”, dice su hija. Entre las canciones que registró se cuentan Abismo, California bella, El halcón, Si tú te enamoraras de mí “que se la canta a María Elena Marquéz en Tal para cual”, Ya perdí la cuenta y Canción cubana de amor, “que creó para compensar el gran cariño que el pueblo cubano siempre le tuvo”.
 

Por la efeméride, Sony Music lanzará al mercado el álbum triple CD con más de 40 temas titulado “Jorge Negrete: A 60 años, así te recordamos”, perteneciente a la serie Tesoros de Colección.
 
Afirmación de una identidad
 
Jorge Negrete aparece en la filmografía nacional cuando era necesaria una figura de su tipo hacia finales de los años 30, época en la cual la industria del cine mexicano va agarrando impulso, sobre todo, después del éxito de Allá en el rancho grande, en 1936, donde hay visos de un primer charro importante representado por Tito Guízar, actor que no logra explotarlo porque era más parecido a un cowboy que a un charro mexicano.
 

Para José Antonio Valdés, jefe de información de la Cineteca Nacional, “Jorge viene de una formación más bien clásica, él más bien es un tenor y ya con nombre, entrar al mundo de la canción ranchera fue una afrenta para él que logró llevar de una manera estupenda, y durante los primeros años de la década de los 40, se vuelve la figura icónica del charro mexicano.
 
“Hay que entender que también el gran éxito de Jorge es por esta necesidad de afirmación de una identidad de lo mexicano, una imagen del charro que canta, enamorado, valentón, bravucón, que conquistaba a las mujeres y con una simpatía enorme, la cual tiene un gran éxito hasta que aparece Pedro Infante, quien rompe un poco más el esquema porque amplía su registro no solamente a la figura del charro, también simpático, mujeriego, se va hacia el héroe urbano, cosa que Jorge Negrete nunca encontró un vehículo para hacerlo”, abundó Valdés.
 
Filmó películas tan diversas como En tiempos de la inquisición, con Juan Bustillo Oro, o Historia de un gran amor, con Julio Bracho, y comedias rancheras.
 
De acuerdo con el experto, no se puede entender la figura del charro en el cine mexicano “si no haces ese recorrido que comienza con Jorge Negrete, continúa con Pedro Infante y termina con Javier Solís.
 

“También hay que mencionar su gran labor como líder de la comunidad cinematográfica, que lo llevó a ocupar la Secretaría General de la ANDA junto con Gabriel Figueroa y Cantinflas, son parte importantísima de ese pleito que se dio en 1945 y que acabó con la fundación del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica”, finalizó.