Archivo

Javer sale a flote mientras las vivienderas se hunden

06 febrero 2014 6:56 Última actualización 02 diciembre 2013 14:46

[ Javer vendió 4 mil 227 casas en el tercer trimestre del año, un aumento de 1.6 por ciento con respecto a 2012 / Bloomberg ] 


 

Bloomberg
 
Eugenio Garza y Garza, CEO de Servicios Corporativos Javer SAPI, rehabilita a la desarrolladora de vivienda mexicana en el mercado de bonos, dejando de lado la situación de incumplimiento de pagos que sufren las vivienderas más grandes.
 
Los bonos de Javer aumentaron a 99.50 centavos de dólar en la última semana, tras el récord mínimo histórico de 81.1 centavos del 15 de abril. El 24 de octubre reportó una utilidad de operación (EBITDA por sus siglas en Inglés) que se duplicó a 213.7 millones de pesos para el tercer trimestre del año. Los resultados contrastan con los de Homex, la desarrolladora de vivienda más grande de México en 2012, que reportó pérdidas en la utilidad de operación por 8.29 miles de millones de pesos y caídas de 99 por ciento en las ventas.
 
Garza y Garza, el ex banquero de 42 años de inversión de Goldman Sachs Group Inc., mantuvo creciendo su compañía, basada en Monterrey, al tiempo que sus principales competidores colapsaban, convirtiéndose en el mayor proveedor de hipotecas emitidas por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).
 
El menor tamaño de Javer le permitió adaptarse este año cuando el gobierno entrante renovó la política nacional de vivienda y está a punto de incrementar su participación en el mercado, dijo el CEO.
 
“La analogía es un buque petrolero contra un bote motorizado”, dijo Garza y Garza, quien fue jefe de la división financiera de 2008 hasta que fue nombrado para liderar Javer en diciembre de 2012, en entrevista telefónica. “Hemos sido capaces de superarlo más rápidamente que el resto”.
 
 
Cambio en la política
 
El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien asumió el cargo en diciembre de 2012, modificó la política de vivienda para favorecer la construcción en zonas cercanas a los centros urbanos, en lugar de extensos desarrollos en ciudades dormitorio. El viraje acabó con proyectos y drenó el efectivo de Homex, Urbi y Geo, las tres desarrolladoras de vivienda más grandes del país.
 
Las tres compañías tuvieron que amortizar el valor de sus terrenos, incumplieron con el pago de sus deudas y contrataron a asesores financieros para planear su reestructura. Homex, Geo y Urbi tienen bonos en dólares que se negocian por debajo de los 15 centavos.
 
Los ingresos de Javer para el tercer trimestre superaron los de Consorcio Ara, quien desplazó a Geo y Urbi como la mayor constructora mexicana que cotiza en la Bolsa. Javer no es una compañía pública, Evercore Partners Inc., unidad de capital privado, y Southern Cross Group son sus principales propietarios.
 
Javer vendió 4 mil 227 casas en el tercer trimestre del año, un aumento de 1.6 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior. Las ventas de sus casas de lujo incrementaron en 84 por ciento con 173 unidades.