Archivo

Inversión productiva sufre su mayor caída en 4 años

06 febrero 2014 7:25 Última actualización 19 diciembre 2013 5:24

 [Afectan al país recesión en la construcción e incertidumbre por los cambios fiscales. / Bloomberg] 


 
Tláloc Puga Mercado
 
 
La inversión fija bruta en México acentuó su debilidad en el tercer trimestre, arrastrada por la recesión en el sector de la construcción, así como por la incertidumbre en torno a la propuesta de la reforma hacendaria presentada por el gobierno federal.
 
 
De acuerdo con el reporte sobre la oferta y demanda global de bienes y servicios, dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la inversión productiva se contrajo 3.9 por ciento en el periodo julio-septiembre, respecto de igual lapso del año anterior, y significó su peor cifra en 15 trimestres.
 
 
En tanto, sobre datos ajustados por estacionalidad, este indicador acumuló cuatro descensos trimestrales, al disminuir 1.7 por ciento en el lapso en cuestión.
 

Tanto la inversión pública como la privada registraron reducciones considerables, la primera lo hizo en 4.4 por ciento y la segunda en 3.7 por ciento, ambas en su comparación anual.
 

La inversión en construcción cayó 7.1 por ciento anual durante el tercer trimestre, donde el gasto del gobierno se hundió 7.8 por ciento, mientras que el del sector privado cayó 6.8 por ciento.
 
 
Para el analista de Banorte-Ixe, Alejandro Cervantes, el desplome en la inversión privada fue explicado, en parte, por la incertidumbre generada en torno a la propuesta de la reforma fiscal del gobierno federal presentada durante este periodo.
 
 
 

Mal desempeño en 2013
 
 
En los primeros tres trimestres de este año la inversión fija bruta acumuló un descenso de 1.4 por ciento anual, y esta fue la primer caída para un periodo similar en cuatro años.
 

Las exportaciones disminuyeron 0.3 por ciento en el lapso de referencia, y desde 2009 no registraban una cifra negativa.
 
Por su parte, el gasto del gobierno acumulado al tercer trimestre avanzó 0.7 por ciento, con lo que reportó su menor avance en diez años, según los registros oficiales.
 

En tanto, el consumo privado avanzó 2.7 por ciento, cifra inferior al 4.9 por ciento del mismo periodo del año anterior.
 

De esta forma, la demanda agregada presentó un crecimiento de 1.3 por ciento anual entre enero y septiembre, frente a igual lapso de 2012, lo que implicó su menor expansión en cuatro años.
 

Por el lado de la oferta las importaciones crecieron 1.7 por ciento, en tanto que el Producto Interno Bruto (PIB) creció 1.2 por ciento, en los tres primeros trimestres.
 
Cervantes señaló que si bien la economía presentó una significativa desaceleración en los tres primeros trimestres del año, es probable que registre una recuperación en los últimos tres meses del año. Esto, sustentado en un mayor dinamismo en la economía estadounidense, que impulsará las manufacturas en México, y que será apoyado por un mayor gasto del gobierno.