Archivo

Intermediación financiera y "rebancarizar" al país, retos para el sistema bancario

12 febrero 2014 5:7 Última actualización 23 abril 2013 8:28

 [Alejandro Valenzuela. Foto: Cortesía]  EL FINANCIERO platicó con Alejandro Valenzuela, director general de Grupo Financiero Banorte. 


 

 
Jeanette Leyva Reus
 

    
Elevar la intermediación financiera y rebancarizar al país son dos de los grandes retos que enfrenta el sistema bancario en México.
 
Para Alejandro Valenzuela, director general de Grupo Financiero Banorte, México sí tiene un problema, y es el bajo nivel de intermediación financiera.
 
En entrevista con EL FINANCIERO, en el marco de la 76 Convención Bancaria, Valenzuela del Río consideró que "ése es un buen problema a resolver, porque con buenas políticas públicas e incentivos correctos, se puede alcanzar un mayor nivel de ahorro y lograr crecer la inversión a plazos fijos y largos.
 
"Se dice fácil, pero se tienen muchas aristas, porque el país después de la crisis de 1995 vivió un cataclismo financiero y se tuvo una contracción importante del crédito, que se ha venido recuperando de una base muy baja, pero cuando México se compara con países similares, vemos que se tiene todavía un área de oportunidad gigantesca."
 
Al preguntarle si existe la capacidad en el sistema bancario mexicano para atender las necesidades crediticias del país, reconoció que hay que "tener mucho cuidado" para no volver a cometer los errores del pasado.
 
"Me parece que el aprendizaje de los fracasos del pasado deben ser claramente recordados y no cometer los mismos errores."
 
Por ello, dijo que si bien el sector financiero mexicano tiene una base baja de penetración y hay un amplio potencial de crecimiento, se debe ser cuidadoso en el proceso de expansión.
 
Esto, porque aun cuando hay nuevas regulaciones que han tenido como origen los "excesos brutales" de la autorregulación y que "pusieron al mundo de rodillas", es necesario que se analice de forma detenida antes de aplicarlas.
 
"Lo que sí nos genera un poco de temor es que la regulación se politice y es un problema no sólo de México, sino de todo el mundo. Que se tenga cuidado en temas de ahorro, financiamiento e inversión, son temas que las autoridades pueden regular, pero sin caer en excesos de políticas gubernamentales que no sean las óptimas."
 
Valenzuela del Río consideró que la regulación debe ser sustentable en el mediano y largo plazos, para que pueda crecer el crédito y no genere el efecto contrario de frenarlo.
 
Indicó que México tiene una buena regulación derivada de la crisis de los años 90, pero hace falta en algunos temas una mejor ejecución.
 
"Cuando una compañía quiebra, como fue el caso de Mexicana de Aviación, no es aceptable que un concurso mercantil caiga en las manos de una serie de tomadores de decisiones, que no resuelven la ejecución correcta de sus activos."
 
Esto, también se presenta en el segmento hipotecario, que tarda en resolverse de cinco a seis años la recuperación de una garantía, lo que incrementa el costo de la transacción.
 
"En México, las leyes son extraordinarias, pero se debe lograr que la forma de hacer frente a los litigios y ejecutarla se puedan resolver de forma más rápida."
 
Recomposición
 
En su opinión, la crisis de 2008 ha sido también un parteaguas para reencauzar el mundo financiero y para revisar los modelos de banca universal, que actualmente se encuentran en un proceso de recomposición.
 
Ejemplificó que antes de la crisis financiera internacional, bancos como Banorte se veían sujetos a ser comprados por instituciones globales y ahora los bancos se han vuelto más regionales que nunca.
 
"El mundo no crecerá en los próximos años, será un desarrollo mediocre, por lo que en México se puede aprovechar el entorno que tiene; hay márgenes de maniobra del que carecen otros países, pero el riesgo es que se generen sobre el país expectativas en demasía."
 
Consideró que la economía mexicana ha reportado un crecimiento por debajo de su potencial en los últimos años, pero con las reformas estructurales y las incluidas en el Pacto por México, se podrá aspirar a una mayor expansión, lo que beneficiará al sistema bancario.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.