Archivo

Integrantes de la banda Pussy Riot son liberadas mediante amnistía

06 febrero 2014 6:55 Última actualización 23 diciembre 2013 10:22

 [Nadezhda Tolokonnikova (der.) y Maria Alyokhina fueron beneficiadas por la ley de amnistía aprobada por el parlamento la semana pasada./Reuters] 


 
AP
 

Dos integrantes de la banda Pussy Riot fueron liberadas después de que el Parlamento ruso aprobara una ley de amnistía, medida que ambas calificaron como maniobra de relaciones públicas del Kremlin de cara a los Juegos Olímpicos de invierno, que se celebrarán en Sochi, en febrero.
 

Las integrantes María Alekhina y Nadezhda Tolokonnikova fuero beneficiadas por una amnistía la semana pasada, lo que fue considerado como un intento de Moscú por apaciguar las críticas a su política en torno a los derechos humanos.
 

Yekaterina Samutsevich, la tercera integrante, fue liberada al suspendérsele su sanción meses después de que las tres fueran declaradas culpables de vandalismo motivado por odio religioso, y sentenciadas a dos años de cárcel por su presentación en la catedral principal de Moscú en marzo de 2012.
 

Las integrantes de la banda punk dijeron que su protesta era una denuncia ante el fortalecimiento de los lazos entre el Estado y la Iglesia.
 

El Parlamento ruso aprobó la ley de amnistía la semana pasada, lo que permite la liberación de miles de reclusos. Alekhina y Tolokonnikova, que debían ser liberadas en marzo, pudieron beneficiarse de la ley porque tienen hijos pequeños.
 

Tolokonnikova abandonó sonriente la colonia penitenciaria en la ciudad siberiana de Krasnoyarsk. "¿Qué les parece nuestro clima en Siberia?", preguntó en referencia a la temperatura de 25 grados centígrados bajo cero.
 

La recién liberada dijo que ella y Alekhina fundarán un grupo defensor de los derechos humanos para ayudar a otros presos.
 

Por su parte, Alekhina, quien fue liberada de una colonia penitenciaria en las afueras de Nizhny Novgorod, ciudad junto al río Volga, dijo que se habría quedado tras las rejas hasta el término de su condena si se le hubiera permitido rechazar la amnistía.
 

"Esto no es amnistía, es un engaño y una medida de relaciones públicas", declaró a la televisora Dozhd.
 

Añadió que la amnistía sólo abarca el 10 por ciento de la población penitenciaria y una pequeña fracción de las mujeres encarceladas que tienen niños. Las mujeres condenadas por crímenes graves no son candidatas a salir aunque tengan hijos pequeños.
 

Antes de reunirse con su familia se encontró con activistas por los derechos humanos y dijo que se dedicará a la defensa de las garantías fundamentales.
 

A principios de este mes la Corte Suprema de Rusia ordenó que se revisara el caso de las integrantes de Pussy Riot debido a que un tribunal de menor rango no demostró completamente su culpabilidad ni tomó en cuenta sus circunstancias familiares para sentenciarlas.
 

La liberación de las dos integrantes de Pussy Riot ocurrió días después de que el presidente ruso Vladimir Putin perdonara a Mijaíl Jodorkovsky, alguna vez el hombre más rico de Rusia, quien pasó más de 10 años en prisión tras cuestionar al gobierno de Putin.