Archivo

Inflación se despide con fuerza de 2013

06 febrero 2014 3:46 Última actualización 10 enero 2014 5:2

 [El INPC general aumentó 3.97% anual; su mayor nivel en 3 años. / Bloomberg] 


 
Tláloc Puga
 
 

La inflación durante el año pasado observó importantes presiones, principalmente en productos básicos, afectando el poder adquisitivo de los mexicanos.
 
 
De acuerdo con datos que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los productos que más se encarecieron durante todo 2013 fueron alimentos, como el jitomate, el chícharo, el chile poblano y la cebolla; aunque también hubo importantes alzas en los trámites vehiculares, el servicio de telefonía móvil, y la tarifa del transporte colectivo Metro.
 
 
En contraste, productos como el azúcar, el frijol, la manzana, la pera y la uva, observaron las mayores reducciones en sus precios.
 
 
Para Steven Palacio, especialista de JP Morgan, estructuralmente la inflación se sigue viendo bien comportada durante este año y tal vez en 2015.
 
 
“La inflación fue alta en diciembre y seguirá aumentando en las siguientes quincenas conforme empiezan a surtir efecto los incrementos en los impuestos, aunque estos serán de carácter temporal y deberían empezar a revertirse conforme avanza el año”, indicó.
 
 
Arturo Vieyra, economista de Banamex, consideró que el incremento en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de diciembre no refleja una dinámica generalizada en la alza de precios, pues una tercera parte del alza en ese mes se explica sólo por el jitomate y la tarifa del Metro.
 
 
Estimó que sólo 57 por ciento del incremento en la tarifa del Metro de la ciudad de México se reflejó en el INPC, porque el resto del aumento se registrará en el dato de enero.
 

En general, los precios al consumidor en México se incrementaron 0.57 por ciento en diciembre pasado, respecto de noviembre, y rebasó la expectativa del mercado, de 0.45 por ciento.
 
 
Como resultado, la inflación general cerró 2013 con un incremento anual de 3.97 por ciento, y significó su mayor nivel para igual lapso en tres años.
 
 
La inflación subyacente, la cual excluye los precios de los bienes y servicios más volátiles de la economía, mostró un aumento mensual de 0.33 por ciento, superando también la estimación de los analistas, de 0.24 por ciento. Lo anterior se tradujo en un avance anual de 2.78 por ciento.
 
 
Por su parte, el componente no subyacente, el cual contempla productos agropecuarios, energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, se disparó 1.35 por ciento mensual y 7.84 por ciento anual.
 
 
Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, consideró que para el inicio de este año las perspectivas inflacionarias no se ven favorables, pues en enero los incrementos de precios han sido significativos como resultado tanto de la introducción de los nuevos impuestos, como de la realineación de otros precios privados.
 

Lo anterior, sumado a la baja base de comparación de 2013, estadísticamente hablando, podría derivar que la inflación de enero y febrero se ubique muy cerca de 5 por ciento; mientras que el componente subyacente iniciaría una tendencia al alza en la segunda mitad de 2014 derivado tanto de la alta base de comparación del año pasado, como por la liquidez monetaria que generaría la llegada de inversiones por las reformas, indicó Coutiño.
 

Bruno Rovai, analista de Barclays, prevé que la inflación se acelerará en las próximas lecturas, llegando a 4.45 por ciento en enero, en términos anuales, debido sobre todo a los efectos de la reforma hacendaria.