Archivo

Inflación, fuera de los parámetros

12 febrero 2014 4:43 Última actualización 09 mayo 2013 8:17

[Bloomberg] El repunte es un efecto estacional; las expectativas bien ancladas: Aportela 


 
 
Marcela Ojeda / Jeanette Leyva / Héctor A. Chávez
 
La presión ejercida por las alzas en los precios de los alimentos ocasiona que la inflación siga fuera de los parámetros objetivo del Banco de México (Banxico), señalaron especialistas.
 
Julio Millán Bojalil, presidente del corporativo Coraza, estimó que los niveles de inflación a finales de 2013 serían superiores a 4 %, ya que en los siguientes meses podría continuar la subida de precios de los productos agropecuarios, porque no se ha estabilizado el abasto, debido a factores climatológicos. Además hay un severo problema de especulación.
 
De la última encuesta de Banamex (entre 24 analistas) se desprende que la inflación en abril se ubicaría en 4.68 % anual, mayor al 4.25 reportado en marzo.
 
La Junta de Gobierno del Banxico prevé que el dato de la inflación general de abril y mayo se mantenga en niveles relativamente elevados, y que a partir de junio retome una trayectoria descendente, para ubicarse entre 3 y 4 % en el tercer y cuarto trimestres, indicó Agustín Carstens.
 
El gobernador del instituto central dijo que para 2014 se pronostica una inflación general muy próxima a 3 %, y anticipó que la inflación subyacente, tanto de 2013 como de 2014, se mantendrá cerca o incluso por debajo de 3%.
 
Durante una conferencia de prensa relativa al Informe sobre la inflación enero-marzo 2013 señaló que entre los riesgos que podrían presionar la inflación al alza está que los recientes choques en los precios de productos agropecuarios continúen.
 
También que se presenten nuevas contingencias sanitarias o condiciones climáticas adversas que afecten esos precios, sin descartar posibles revisiones adicionales a las tarifas del transporte público.
 

 
 
 
Riesgos
 
Entre los riesgos a la baja, Carstens mencionó la posibilidad de que continúe la tendencia descendente en los precios de las materias primas del exterior, sobre todo por la atonía de la economía mundial; una mayor competencia en la economía, particularmente en el sector telecomunicaciones, y una mayor apreciación del tipo de cambio.
 
Con relación a la postura de política monetaria indicó que la Junta de Gobierno decidió mantener sin cambio el nivel objetivo de la tasa de interés en 4%, con la convicción de que es congruente con la convergencia de la inflación de 3% y de que no se anticipan presiones generalizadas sobre la misma.
 
"Sí subrayamos, y subrayo ahora, que nos vamos a mantener muy al pendiente del comportamiento de los precios relativos. Los riesgos al alza están en los productos agropecuarios y en los determinados por el gobierno.
 
"Ahí más que nada lo que tenemos que cuidar es que esa variación en precios relativos no genere efectos de segundo orden en el proceso de formación de precios en la economía, y también estaremos vigilantes de la evolución de la postura monetaria relativa de México ante otras economías, para, en su caso, estar en condiciones de actuar para poder alcanzar el objetivo permanente de inflación de 3 %."
 
El subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Fernando Aportela, sostuvo que las expectativas de inflación están bien ancladas.
 
Afirmó que el repunte de la inflación es un efecto estacional, por lo que las expectativas para el cierre de 2013 se mantienen dentro de la meta establecida por el Banco de México.
 
En su participación en la 23 Convención de Aseguradores de México, Aportela Rodríguez recordó que en la última encuesta de Banamex la inflación al cierre del año la estimaban en 3.85%, y la del Banxico en 3.75%, por lo que las expectativas para los próximos cuatro años se mantienen "muy bien ancladas cerca de la meta de 3" o 3.6 %.
 
Especulación
 
En entrevista por separado, Millán consideró que se vive un proceso de especulación que implica factores como el almacenaje, la retención de producto, salida y desabasto de tipo artificial, por lo que se requiere que las autoridades apliquen estrategias para tratar, por todos los medios, que no se rompan las cadenas productivas de abasto.
 
Dijo que las alzas no deberían ser superiores a 5% o un máximo de 8%, pero "la especulación está llevando los precios hasta el doble, y en algunos casos, como en el huevo, el incremento es de 25%".
 
Por su parte, Alfredo Neme Martínez, dirigente de la Federación Latinoamericana de Mercados Mayoristas, señaló que las subidas en lo que va del año han sido de hasta 30%, ocasionadas no sólo por la caída en la producción y la especulación, sino por el aumento en los precios de los combustibles, de 50 % en cinco años, y que repercuten en el costo final de los productos.
 
Si bien no hay forma de controlar los precios, debido a que en México se aplica el libre mercado, se necesitan estrategias para alinear las cadenas de suministro; de lo contrario el país se ubicará como el que más caro vende los alimentos, a pesar de que en muchos casos produce el doble de los que consume, advirtió.
 
"Verdaderamente algo está fallando, y es la falta de integración y de escuchar a los agentes productores para forjar estas políticas públicas de largo plazo y de fomento al empleo."
 
Alejandro López Bolaños, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, alertó que el precio de los combustibles seguirá impactando el de los alimentos, pues al cierre de 2013 el litro de gasolina Magna costará 12.13 pesos, la Premium 12.69 y el diesel 12.49.
 
Con información de El Financiero Diario.