Archivo

Incendio paraliza una unidad de la mayor refinería de Venezuela

06 febrero 2014 6:53 Última actualización 30 diciembre 2013 11:2

 [El circuito venezolano de refinación aún no se recupera de la explosión ocurrida el año pasado en Amuay, que dejó más de 40 muertos y millones de dólares en daños./Reuters/Archivo] 


 
Reuters
 
 
Una unidad de destilación de la refinería Amuay, la mayor de Venezuela, se vio obligada a suspender sus operaciones por un incendio ocurrido la madrugada de este lunes, dijeron trabajadores de la instalación y la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).
 

La firma petrolera informó que el incendio fue extinguido en poco más de una hora y que el complejo central de la refinería, con capacidad para procesar 645 mil barriles por día (bpd), funcionaba con normalidad.



Equipo de bomberos controló el incidente a las 5:55am y quedó extinguido a las 7am. La RefineríaAmuay mantiene normalidad en sus operaciones— C. Radial PDVSA (@CRadialPDVSA) diciembre 30, 2013

 

Trabajadores en el sitio aseguraron que el incendio podría haberse iniciado por una fuga de gas.
 

Vecinos de la refinería oyeron el estruendo de la explosión y luego fueron testigos de las llamaradas desde sus casas, aunque PDVSA calificó el incidente como "menor".
 

El circuito venezolano de refinación aún no se ha recuperado del todo de una severa explosión que ocurrió el año pasado en Amuay, que dejó más de 40 muertos y miles de millones de dólares en daños, lo que ha obligado al país socio de la OPEP a importar componentes y combustibles terminados.
 

Junto con la refinería Cardón, Amuay constituye el Complejo Refinador Paraguaná (CRP), el segundo mayor del mundo con capacidad para procesar 955 mil bpd.
 

Tras la paralización de la destiladora número 3, la producción de Amuay podría reducirse drásticamente ya que la destiladora contigua -número 4- también se encuentra detenida por labores de mantenimiento.
 

La producción de derivados del CRP cayó en noviembre a 64 por ciento de su capacidad desde 74 por ciento en junio, debido a fallas y falta de repuestos, según un reporte interno de PDVSA.