Archivo

Impuestos a comida "chatarra" no van contra ninguna empresa: Peña

07 febrero 2014 3:44 Última actualización 31 octubre 2013 13:44

[Los cambios aprobados por el Congreso mejorarán la salud de los mexicanos, afirmó Enrique Peña Nieto. /Cuartoscuro / Archivo]  


 
Eduardo Ortega
 
El aumento a los impuestos a la comida chatarra no va en contra de empresa o industria alguna, sino son a favor de la salud de los niños y jóvenes, afirmó el presidente Enrique Peña Nieto.
 
"Confío plenamente en que este sector asumirá, como lo ha venido haciendo, una actitud positiva para mejorar el bienestar de los mexicanos", dijo.
 
Al lanzar la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, el Ejecutivo se congratuló de que el Congreso de la Unión haya aprobado los cambios a la legislación fiscal porque mejorará la salud de los mexicanos.
 
Detalló que a propuesta del Ejecutivo se gravarán las bebidas azucaradas y, por iniciativa de los diputados y respaldada ayer por los senadores, también habrán de gravarse los alimentos no básicos con alta densidad calórica con un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios de 8 por ciento.
 
El propósito de ambos impuestos es reducir el consumo de estos productos asociados al incremento del sobrepeso y la obesidad entre los mexicanos, señaló.
 
Para potenciar el efecto favorable de estas reformas, pidió a la Cámara de Diputados aprobar dentro del presupuesto una partida sustancial de la recaudación de impuestos al gasto en salud, a programas de prevención del sobrepeso y la obsidad, así como a medidas para incrementar el acceso a agua potable en centros escolares.
 
El presidente de Grupo Coca-Cola en Latinoamérica, Brian Smith, aseguró que la lucha contra la obesidad es parte de uno de los pilares de la plataforma sustentabilidad de la compañía, llamada 'Bienestar integral'.
 
Ésta, explicó, busca la innovación y desarrollo de bebidas sin o bajas en calorías; transparencia en la información nutricional en los empaques con el contenido calórico visible y una política de marketing responsable y lineaminentos de venta en escuelas.
 
"Ya somos una parte importante de la solución a la obesidad", consideró.
 
Riesgo financiero

La secretaria de Salud, Mercedes Juan López, refirió que en 2008 la atención médica de enfermedades crónico no transmisibles relacionadas con la obesidad representó un gasto de 42 mil millones de pesos, lo que corresponde al 0.3 por ciento del PIB y el 13 por ciento del gasto público en salud, que se duplicará para 2017.
 
La funcionaria advirtió que la obesidad y la diabetes representan el mayor reto sanitario y que se tiene que enfrentar con firmeza, porque no hacerlo pone en riesgo el pleno desarrollo del país.
 
Es imprescindible subrayar que estas enfermedades crónicas no sólo son un problema de salud, dijo, ya que es una realidad que está afectando el desempeño escolar y la productividad laboral.