Archivo

Imán noruego: menos horas de trabajo y paga triple

07 febrero 2014 3:43 Última actualización 05 septiembre 2013 5:50

[Con una economía chispeante por la riqueza petrolera, este país se convierte en la gran ganadora de la carrera por captar trabajadores calificados / Bloomberg]


  
Bloomberg
 
Pedro Días dividió la jornada laboral en dos y triplicó sus ingresos después de haberse ido de su natal Portugal en busca de trabajo. Días es desarrollador de software en Oslo.
 
 
 
El profesional, de 27 años, que se fuga así de las jornadas de 15 horas en las que trabajaba como investigador en la Nueva Universidad de Lisboa y ahora apenas si trabaja después de las 5 de la tarde, llegó a Metafocus AS, que produce software basado en la web, gracias a una feria de empleos que se organizó en la capital portuguesa en febrero pasado.
  
 
“En Portugal, con un salario promedio tienes que luchar todo el mes y tienes que trabajar más horas”, dijo mientras miraba las aguas del Fiordo de Oslo desde el patio que hay afuera de su oficina en la capital. Días dice que disfruta de su nuevo trabajo y del tiempo libre que tiene: lo aprovecha para entrenarse para correr el primer medio maratón de su vida.
 
 
Con una economía chispeante por las riquezas que trae el petróleo, Noruega se convierte en la gran ganadora de la carrera por captar trabajadores calificados, en un momento en que Europa padece desempleo récord.
  
 
La desocupación en el área del euro fue del 12.1 por ciento en julio y del 16.4 por ciento en Portugal, lo que obligó a esta nación a solicitar un rescate en 2011. El desempleo en Noruega, que es el productor de petróleo más grande de Europa occidental,  merodea en torno de poco menos del 4 por ciento desde 2009, aun en medio del alza súbita y marcada que se operó en la cantidad de personas que buscan empleo.
 
  
La segunda nación más rica de Europa en términos de ingreso per cápita (la primera es Luxemburgo) tiene algunos de  los salarios más altos del mundo desarrollado y las jornadas laborales más cortas. En Noruega, a la gente se le pagan 80 mil dólares promedio por año y trabaja un 20 por ciento menos horas que el promedio de la jornada de los 34 integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El país queda a la zaga únicamente de los Países Bajos y de Alemania en lo que se refiere a jornadas laborales más cortas.
 
  
Escasez de trabajadores
 
 
Las cifras del gobierno muestran que escasean ingenieros especializados en el 84 por ciento de empresas, y el cuarto productor más grande de gas del mundo pugna por hallar los trabajadores que precisa para impulsar la producción de crudo. El crudo y el gas representan el 20 por ciento del producto bruto interno.
 
  
La emigración laboral desde la Unión Europea subió en más de un 10 por ciento durante la primera mitad del año, según la Dirección de Migraciones de Noruega. El ente inscribió 21 mil nuevos trabajadores, en su mayoría, de Europa oriental, o sea más que los 18 mil del año anterior. Pese a que Noruega no se cuenta entre  los 28 miembros de la Unión Europea, facilita el acceso a su mercado de trabajo, porque sí integra el Área Económica Europea (AEE).
 
 
También llegan a Noruega trabajadores provenientes de países diferentes a los de la Unión Europea. De enero a mayo, el ente entregó mil 504 habilitaciones de empleo a trabajadores calificados que no venían del AEE. Aceptó a 4 mil 82 de estos trabajadores en 2012, y muchos de ellos venían de India.
 
  
La fuerza laboral de Noruega subió en 9 por ciento desde 2006 hasta 2012 y a 2.68 millones el año pasado en un momento en que el empleo había crecido en un 10 por ciento (a 2.6 millones), según Statistics Norway.
 
 
Salud pública
 
 
Noruega, con una población de 5.1 millones, les da a sus residentes servicios públicos de salud y educación, prácticamente, gratuita. También, guardería, por un valor que no exceda los 400 dólares por mes por niño, y licencia por maternidad y paternidad de hasta 14 meses.
 
 
A cambio de esta esplendidez económica, el país capta a los trabajadores que precisa para mantener el ritmo de la inversión récord de su industria petrolera de ultramar. Se espera que este año suba la inversión en la producción de crudo a un récord de 211 mil coronas noruegas (35 mil millones de dóalres), según un relevamiento que llevó adelante Statistics Norway.
 
 
La inmigración es un tema en la campaña electoral del país para los comicios que tendrán lugar el 9 de septiembre. El Partido del Progreso, que tiene posibilidades de ser la segunda fuerza en el gobierno, se apartó para quedar aislado de los otros seis partidos que hay en el país, cuando decidió esgrimir un discurso antiinmigratorio y propuestas para reducir la cantidad de inmigrantes de los países externos a Europa.