Archivo

Huracanes son los eventos más costosos del país

10 febrero 2014 4:35 Última actualización 20 septiembre 2013 5:31

[Los seguros asumen sólo una parte de los gastos / Cuartoscuro] 


 
 
Adriana Rodríguez
 
 
Los huracanes Wilma, Gilberto, Isidoro y Alex, así como las inundaciones en el estado de Tabasco, han sido los fenómenos naturales más costosos para el sector asegurador en México –generando indemnizaciones por el orden de tres mil 489 millones de dólares-, y todos han ocurrido en los últimos 20 años.
 
 
Sin embargo, el incremento en la frecuencia y la intensidad de estos fenómenos no han ocasionado estragos en las aseguradoras, que tienen diseñados mecanismos de protección y de liquidez para responder en caso de catástrofes de gran magnitud, señaló Juan Ignacio Gil Antón, director de Seguros Corporativos de GNP.

 

 
“En la mayoría de los casos se cuentan con el apoyo de reaseguradores para incrementar los recursos; e incluso se pueden vender ciertas inversiones menores para tener mayor liquidez, sin que esta medida genere mayores impactos”, afirmó.
 
 
El directivo recalcó que más que el incremento en el número de fenómenos naturales o su intensidad, lo que más debe preocupar es que persiste la baja penetración del seguro de daños, lo que provoca que las pérdidas sean asumidas en gran parte por el gobierno y por la misma población.
 
 
“En el caso Wilma (el evento más costoso para la industria), el sector asegurador pagó cerca de 70 por ciento de los daños, porque estamos hablando de una zona turística de alto poder adquisitivo; pero por ejemplo en el caso de lo que está ocurriendo hoy en día en el país (con los huracanes Manuel e Ingrid), la aportación del sector será menor porque desafortunadamente la mayoría de las personas afectadas son de muy bajos recursos y de comunidades muy alejadas, con una nula penetración del seguro”, indicó.
 
 
“Hace falta mucha cultura de prevención, pero además se debe mejorar el poder adquisitivo de las familias, porque es una realidad que muchas no pueden pagar un seguro de este tipo; y las aseguradoras debemos seguir trabajando para crear productos que puedan ser adquiridos por una mayor parte de la población”, agregó.
 
 
De acuerdo con cifras del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), el embate de los ciclones cuesta al país dos mil millones de dólares anuales en promedio, y el sector asegurador participa con sólo una parte debido al bajo nivel de cobertura.  Según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), en el mercado de casa habitación, sólo 5 por ciento de las familias tienen seguros adquiridos de forma voluntaria, y alrededor de 26 por ciento tienen un seguro relacionado con su crédito hipotecario, que sólo cubre el saldo insoluto del crédito y no genera una cobertura en sí para los bienes del acreditado.