Archivo

Flujo de efectivo de Pemex supera al de 94 emisoras de la BMV

07 febrero 2014 5:58 Última actualización 11 agosto 2013 19:19

 [Bloomberg] 


 
Esteban Rojas
 
Durante el segundo trimestre de 2013, Petróleos Mexicanos (Pemex) generó un flujo de recursos por 265 mil 46 millones de pesos, conocido como EBITDA, que resulta antes del pago de intereses, impuestos, depreciación y amortización; dicha cantidad fue superior a lo reportado en el mismo periodo por las 94 emisoras no financieras más grandes que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), cifra que fue de 172 mil 842 millones.

En otras palabras, el flujo de efectivo generado por Pemex en el segundo trimestre del año resultó 53 por ciento más alto que el que reportaron 94 emisoras de alta capitalización en la Bolsa mexicana.

Sin embargo, la generación de EBITDA contrasta fuertemente con la pérdida reportada en el periodo abril-junio del presente año por un monto de 48 mil 997 millones, lo que pone en evidencia la elevada carga que implica para Pemex el pago de los impuestos y de los intereses, las siguientes cifras lo sustentan:

Pemex desembolsó recursos para impuestos y derechos por 208 mil 314 millones de pesos en el segundo trimestre, a lo que se sumaron salidas englobadas en el costo integral de financiamiento, que incluye el pago de los intereses, por 38 mil 155 millones de pesos, de acuerdo con el reporte oficial de la paraestatal.

Otro punto digno de destacar es el hecho de que los recursos orientados a cubrir el costo neto derivado de los beneficios a empleados fue por 30 mil 688 millones de pesos en el segundo trimestre del año, monto apenas inferior a los 36 mil 885 millones derivados de la depreciación y amortización.

Lo anterior significa que el costo de los beneficios a empleados está muy cerca de igualar al costo de reposición de la estructura productiva de la petrolera. Esta situación obliga a tener que revisar la estructura y monto de sus pasivos laborales, a fin de poder incrementar su rentabilidad, entre otras cosas.

Al cierre del segundo trimestre de 2013, los pasivos de Pemex ascendieron a la estratosférica cifra de 2.32 billones de pesos, ampliando su diferencial con el total de sus activos, lo que derivó en un capital contable negativo por 324 mil 360 miles de millones de pesos, confirmando lo que de facto es una quiebra técnica.

Una de las alternativas para contribuir a disminuir los elevados pasivos de la empresa es la de sustituir parte de los acreedores por inversionistas. Esto se podrá lograr desempolvando y elaborando una estrategia para hacer posible la propuesta para colocar acciones de Pemex en los principales mercados bursátiles del mundo, incluyendo el de nuestro país.

El camino señalado no es nuevo y ha sido seguido por empresas petroleras con participación estatal en Latinoamérica y en otras latitudes como es el caso de Brasil, Colombia y Noruega.

Un ejemplo a seguir en el caso mexicano sería el exitoso caso utilizado para la colocación en Bolsa de Telmex. La empresa debutó en los mercados bursátiles mediante colocación de acciones con diferentes derechos que aseguraban mantener el control por parte de los inversionistas principales. De esta manera, se emitieron acciones que se mantendrían en manos exclusivamente del grupo de control, en tanto que otro tipo de acciones daban a sus tenedores derechos sobre la marcha patrimonial del negocio, pero no de tipo corporativo.

En el plano internacional el caso insignia es el referente a Petrolera Brasileña, la cual tiene uno de los privilegios de haber realizado con éxito la colocación más grande del mundo en el sector, mediante la que recaudó 70 mil millones de dólares en septiembre del 2010.

Los recursos recaudados por la Petrolera Brasileña muestran que hay apetito en el mercado por títulos emitidos por parte de naciones emergentes, dado el potencial de desarrollo de dicho sector. La colocación de Pemex en Bolsa sería también un signo de democratización de su capital, obligándolo a una mayor eficiencia y transparencia.