Archivo

Firmas mexicanas quieren ‘hablar ruso’

10 febrero 2014 4:26 Última actualización 27 septiembre 2013 4:31

[Omnilife, Cemex y Gruma operan con éxito en la nación europea; Alpek y Nemak, filiales de Alfa, abrirán plantas / Bloomberg] 


 
Axel Sánchez
 

 
Rusia se ha convertido en un imán para las inversiones de las grandes empresas mexicanas que han visto a ese país como una importante puerta de entrada al viejo continente y que ha salido bien librado de la recesión económica que enfrenta la eurozona.
 
 
En los últimos cinco años se han sumado a la actividad económica de Rusia nueve corporativos mexicanos en busca de un mercado de 142 millones de habitantes, con un creciente poder adquisitivo y oportunidades de negocio en los sectores de alimentos, servicios y autopartes.
 
 
El consejero económico de Rusia en México, Shkolyar Nikolai Andreyevich, explicó que este año se espera que las firmas aztecas hagan inversiones de 75 millones de dólares, 15 por ciento más que en el 2012.
 
 
“Es difícil medir el promedio de inversiones mexicanas en Rusia, pues el factor inversión es muy variable, pero han estado creciendo a más de 10 por ciento en promedio desde 2008”, reveló.
 
 
Omnilife de Jorge Vergara es la empresa mexicana más antigua en Rusia, opera desde 2005 con 300 puntos de venta en su sistema multinivel y en el 2006 invirtió 20 millones de dólares en una planta.
 
 
Mabe llegó en el 2008 al fusionarse con la española Fagro, la cual contaba con centros de distribución en esa nación por medio de la marca De Dietrich. Después entró Cemex en 2009, Gruma en 2011, Metalsa y Katcon en 2012 y Kidzania tiene contemplado incursionar antes de finalizar el presente año.
 
 
Alfa es una de las empresas que más ha mostrado interés en esa nación, su subsidiaria Nemak ya vende autopartes y ha visto viable una inversión de 80 millones de dólares en una planta.
 
 
La petroquímica Alpek, también filial de Alfa, concretó ayer una alianza con la rusa United Petrochemical Company para edificar una planta en Ufa, Bashkortostan, Rusia.
 
 
Otras que han revelado apetito por ese ese mercado son  la constructora Tradeco y Koblenz.
 

 
Aunque todavía son pocas las compañías mexicanas que operan en Rusia, Shkolyar Nikolai destacó que ante el éxito que han tenido firmas como Gruma, Cemex y Omnilife, es previsible la llegada otras en los próximos años.
 
 
“Con la presidencia del G20 por parte de Rusia hay un mayor conocimiento sobre esta nación, pero falta más información para que miren a este país como un lugar donde pueden incrementar sus ingresos”, añadió el funcionario.
 
 
Información del Servicio Estatal de Estadística Federal de la nación europea revela que las compañías mexicanas invirtieron en Rusia 422.3 millones de dólares durante 2005-2011 y en 2012 otros 66 millones. Cifras del Banco Mundial señalan que la economía rusa ha tenido un desempeño superior a la mayoría de las europeas y salido bien librada de la recesión. Creció más de 3 por ciento en 2012 y la expectativa del gobierno para este año es un 2.4 por ciento, por lo que superará a la misma Alemania, la sexta en tamaño a nivel mundial, y para la que se prevé un avance de sólo 0.5 por ciento.
 
 
Rusas quiere energía mexicana
 
 
José Carral, presidente del comité empresarial México-Rusia, destacó que hay grandes empresas del país europeo interesadas en el sector energético mexicano, pues cuentan con la tecnología para la exploración y perforación en aguas profundas.
 
 
“Ellos están muy interesados en la reforma energética, son los principales productores de gas natural a escala global, tienen la tecnología para la extracción más avanzada, producen 10.5 millones de barriles diarios de petróleo, por arriba de los 2.5 millones de México”, aseveró.
 

 
Entre las empresas con apetito por México está LUKoil, la petrolera más grande de Rusia y la segunda mayor en el mundo, junto a ExxonMobil, en reservas de crudo.
 
 
Otra es Bashneft, una de las productoras más fuertes de petróleo en el país europeo y con operaciones en 140 campos, incluido gas natural. El consejero económico de Rusia en México dijo que hay más firmas con intención de incursionar en México, a la espera de que se apruebe la reforma energética.
 
 
“También hay interés de empresas de transporte de pasaje, pues en noviembre vendrá una misión de empresarios de aviación. Hay compañías de helicópteros rusos que tendrán reuniones con la Dirección General Aeronáutica Civil”, añadió. Entre las rusas que han operado en México destaca Rosoboronexport, que trabajó en conjunto con la Secretaría de Marina para un centro en Veracruz que presta servicios técnicos a naves nacionales y extranjeras, además de Aeroservicios KA Mexicanos, subsidiaria de la empresa rusa KAMOV.