Archivo

Financiamiento externo a México se torna negativo

07 febrero 2014 5:57 Última actualización 26 agosto 2013 17:33

[El Banco de México dio a conocer las cifras/Bloomberg] 


Esteban Rojas H
 
Durante el segundo trimestre del año, el financiamiento externo al país experimentó un fuerte revés al caer cuatro mil 41 millones de dólares, lo que contrasta fuertemente con la entrada por 18 mil 020 millones de los tres primeros meses del año, de acuerdo con cifras reportadas por el Banco de México.
 
Las señales de alerta por un cambio en la dirección de la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos han vuelto más precavidos a los oferentes del financiamiento y a los demandantes los han puesto a la defensiva.
 
La contracción en los flujos de financiamiento no se ha dado de manera homogénea, pues el proveniente de la banca internacional se ha contraído a mayor velocidad, en tanto que el recurso derivado de la colocación de bonos ha perdido fuerza, pero continúa siendo positivo.
 
La banca internacional redujo su financiamiento a México en siete mil 228 millones de dólares. Por otra parte, el proveniente de los bonos aumentó en tres mil 187 millones en el segundo trimestre del 2013.
 
En tanto que por sectores, también se observaron contrastes.
 
En el periodo comprendido de abril a junio del presente año, el sector privado de México dejo de escuchar el “canto de las sirenas” al desendeudarse en dos mil 939 millones de dólares. Cinco mil 876 correspondieron a una disminución en los compromisos con la banca internacional y dos mil 937 millones a un aumento en bonos.
 
El sector público experimentó una caída en su financiamiento externo por mil 101 millones, de los cuales mil 352 correspondieron a la banca, lo que no pudo ser compensado con un incremento de 250.4 en bonos.
 
La reducción en los flujos de financiamiento externo no solamente obedece a un entorno externo más restrictivo, sino que también tiene parte de su explicación en el menor dinamismo de la economía.
 
En adelante, es posible que la llave del financiamiento externo siga cerrándose, por lo que una mayor disponibilidad de los recursos puede presionar en mayor medida a los provenientes del mercado nacional.
 
En otro frente, en la subasta de valores gubernamentales número 35 del año es posible que predomine un resultado mixto.
 
El rendimiento de los Cetes puede experimentar en promedio una disminución mínima.
 
La tasa del bono M a tres años, con vencimiento en diciembre del 2016, puede subir alrededor de 0.12 puntos. Por su parte el Udibono con el mismo plazo, probablemente su tasa disminuya cerca de 0.56 puntos.
 
Finalmente, parte de la atención esta dirigida a la subasta sindicada del bono M a cinco años, el cual su tasa posiblemente se ubique alrededor de 5.20%.