Archivo

FINANCIAL TIMES: ¿Por qué el futbol no es negocio?

07 febrero 2014 3:46 Última actualización 03 septiembre 2013 5:49

[El equipo merengue adquiere a Gareth Bale por 100 millones de euros, un traspaso récord en el mundo / Reuters] 


 
 

 
Por Simon Kuper
 
 
El fútbol está luchando para comprender la noticia. El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, anunció una cifra de 100 millones de euros, 132 millones de dólares, –un traspaso récord en el mundo– para la adquisición de Gareth Bale, del Tottenham Hotspur. “Es absolutamente una locura”, comenta Jürgen Klinsmann, entrenador de EU. En efecto, la suma probablemente no tiene sentido empresarial. Tampoco lo tienen otras grandes compras de este verano por el Mónaco o París St Germain. El mercado sólo tiene sentido una vez que se entiende que el futbol no es un negocio.
 
 
El mejor lugar para entenderlo es en el dormitorio del Sr. Pérez. Hace una década, el multimillonario de la construcción se fotografió posando con las cuatro grandes estrellas del Madrid de la época: Zinedine Zidane, David Beckham, Ronaldo y Luis Figo. Su asesor de arte agrandó la imagen. “La fotografía ahora tenía el tamaño de la mitad de una cama matrimonial,” escribe John Carlin en White Angels, su libro sobre el equipo de Pérez. “Yo sabía que era del tamaño de la mitad de una cama matrimonial, porque Pérez me llevó a su habitación para presumírmela.” Éste no era el comportamiento de un hombre de negocios con la cabeza fría.
 
 
La mayoría de los aficionados, jugadores, directivos y patrocinadores dirían que un club existe para buscar la victoria en el campo, no para generar ganancias. Los economistas deportivos Stefan Szymanski y Pedro García del Barrio estudiaron los clubes españoles e ingleses para ver si esto era verdad. Si un club buscara ganancias, tendría que gastar menos de lo que gana. Eso significaría limitar los salarios de sus jugadores. Pero entonces no obtendría a los mejores jugadores. Se trata de una concesión: para obtener la victoria, se sacrifican las ganancias. Para maximizar las ganancias, hay que olvidar la victoria. Su hallazgo fue inequívoco: los clubes no buscaban ganancias, sino victorias.
 
 
Inclusive obtener una victoria no es el único punto. “El juego se trata de la gloria,” dijo una vez el exjugador de los Spurs, Danny Blanchflower. El Sr. Pérez no está tratando de comprar mayores resultados con menores gastos. Gastar 100 millones de euros en Bale es en parte un regalo de marketing para los aficionados del Madrid. Les da la emoción de la espera, que quizás es tan enriquecedora como una victoria. Bale quizás no es mejor jugador que Mesut Özil, a quien vendió el Madrid, pero es nuevo y emocionante.
 
 
Los 100 millones de euros sólo le brindan más glamour.
 
 
Bale no parece ser la adquisición más astuta: no se ha distinguido a este alto nivel y una lesión podría disminuir su velocidad mágica. Sin embargo, es emocionante. Se mueve como un superhéroe.
 
 
Billy Beane, el gerente general de los Atléticos de Oakland, el equipo de beisbol que le dio al deporte el concepto de “Moneyball”, se maravilla: “Si Bale hubiera nacido en EU nunca habría tocado un balón de futbol. Estaría jugando como receptor abierto de los Jets de Nueva York, o jardín central para un equipo de beisbol de las Grandes Ligas o estaría tirando para un equipo de la NBA.”
 
 
Comprar a Bale no es como comprar una máquina que ofrecerá un rendimiento anual. Se parece más a la compra de un Picasso: una cosa hermosa que le da estatus a su propietario. No es de extrañarse que Pérez y el propietario del Manchester City, Sheikh Mansour de Abu Dabi, también coleccionen arte, al igual que la novia del propietario del Chelsea, Roman Abramovich.
 
 
Desde 1990, los clubes han monetizado sus marcas a través de suscripciones de televisión y camisetas, primero en Europa y luego en el resto del mundo. Los ingresos anuales del Madrid han aumentado seis veces desde 1997 alcanzando 513 millones de euros, 676 millones de dólares, dice Deloitte, una empresa de consultoría. Ningún otro club deportivo en la Tierra tiene más ganancias. El futbol no es un gran negocio: en 2011 Matias Möttölä, un analista finlandés, calculó que el Real Madrid sería la 132° empresa más grande de Finlandia. Pero el fútbol es un negocio global en crecimiento: los indios, chinos y estadounidenses van a ver a Bale en el Madrid.
 
 
Otros dueños de clubes de fútbol no se preocupan por el dinero en lo absoluto. Forbes estima la fortuna del ruso Dmitry Rybolovlev, propietario del Mónaco y un magnate de los fertilizantes, en 9.1 mil millones de dólares y calcula que el Sr. Abramovich tiene 10.2 mil millones de dólares. Estas personas pueden gastar 60 millones de libras, 93.1 millones de dólares en un futbolista al igual que un tipo cualquiera gasta 60 libras, 93.1 dólares en una entrada para un partido.
 
 
Los pesimistas no se cansan de advertir que si los grandes clubes siguen gastando sumas “exorbitantes”, irán a la quiebra. Pero ningún club profesional inglés ha desaparecido debido a sus deudas desde 1931. La crisis económica de Europa ha reclamado a pocos pececillos. La deuda del Madrid se encuentra entre de 100 millones ó 500 millones de euros, 132 millones ó 659 millones de dólares, dependiendo de los números que se utilicen para estimarla. Aunque se declarara en quiebra, su marca es tan inmortal que a la mañana siguiente, alguien fundaría un club llamado “Real Madrid”, lo vestiría con camisetas blancas y los aficionados se pondrían en fila. Lo mismo sucedió cuando la Fiorentina de Italia se declaró en quiebra en 2002. Contrario a la creencia popular, los grandes clubes son increíblemente sostenibles: sobreviven incluso cuando van a la quiebra. No se podría conseguir algo más sostenible que esto.
 
 
El Sr. Pérez también dirige la empresa constructora española ACS. En 2012, a pesar de la recesión en España, sus ingresos fueron aproximadamente 75 veces los del Real Madrid. Él sabe lo que es un negocio. El Real Madrid no es un negocio. Es algo mucho más grande que eso.
 
 
 
 
También te pueden interesar estos artículos:
 
Las odiosas comparaciones cibernéticas
 
La soledad de los dueños de un BlackBerry
 
Mercados Emergentes sufren por la Fed