Archivo

FINANCIAL TIMES: Empresas callan sobre control de armas

10 febrero 2014 4:11 Última actualización 26 septiembre 2013 4:26

[El sector privado ha optado por guardar silencio en un tema que tiene dividido a los estadounidenses / Bloomberg] 



 
 
Por Michael Skapinker
 
 
 
No soy norteamericano y no tengo voz en el proceso político de EU. Pero viví un año en ese país durante mi adolescencia, lo he visitado muchas veces desde entonces y admiro la certeza que tiene el país de que no existe rincón oscuro que no se pueda iluminar.
 
 
El abatimiento no es un rasgo norteamericano, y por eso resultó tan sorprendente escuchar al presidente Barack Obama hablar de una “sensación montante de resignación,” la sensación de que “así son las cosas y ya.”
 
 
Obama habló el domingo durante un acto recordatorio en memoria de las 12 personas acribilladas a tiros en el Navy Yard de Washington por un ex reservista que trabajaba como contratista en el campo de tecnología de la información.
 
 
Los fusilamientos masivos, continuó, “deben conducir a algún tipo de transformación.”  En cambio, dijo, “no pasa nada.”
 
 
Entiendo las divisiones de la opinión pública estadounidense con respecto a las armas, las diferencias acerca del significado de la segunda enmienda a la Constitución y el estancamiento del Congreso sobre éste y otros temas. Pero no entiendo por qué no se oye la voz de las corporaciones norteamericanas. ¿Qué opinan los líderes empresariales acerca del control de armas?
 
 
En un informe publicado antes del tiroteo en el Navy Yard, el Servicio de Investigación del Congreso identificó 78 “fusilamientos masivos públicos” en EU en los últimos 30 años. Una tercera parte de ellos sucedieron en los “lugares de trabajo donde el tirador estaba empleado en el momento mismo o previamente al incidente.” Este porcentaje es más alto que los fusilamientos masivos en cualquier otro tipo de institución.
 
 
“Debemos insistir que no es para nada normal que hombres y mujeres inocentes mueran a tiros en el sitio donde trabajan,” dijo el presidente Obama.
 
 
Sin embargo, ¿qué dicen las personas responsables por la seguridad de sus empleados acerca de un sistema que, en palabras del presidente, no logra “mantener las armas fuera del alcance de los criminales y las personas peligrosas”?
 
 
Howard Schultz, presidente ejecutivo de Starbucks, sí tenía algo que decir. La semana pasada se emitió “una solicitud respetuosa para que los clientes ya no porten armas de fuego en nuestras tiendas”. Schultz no tomó ninguna postura con respecto a las leyes que conciernen el porte de armas, porque es “un tema complicado y muy cargado.”
 
 
Efectivamente, así es. Las encuestas muestran que los estadounidenses están divididos. Según un informe del Centro de Investigación Pew en mayo, 50 por ciento creía que es más importante controlar la posesión de armas, mientras que un 48 por ciento opinó que es más importante proteger el derecho de los estadounidenses a portar armas.
 
 
Pero hay otras cuestiones igualmente polémicas sobre las cuales han tomado una postura los grandes ejecutivos en EU, como el matrimonio gay. En este tema también, los estadounidenses estaban fuertemente y emocionalmente divididos.
 
 
Schultz habló de la igualdad en el matrimonio, diciéndole a un accionista que si no le gustaba su punto de vista, podía invertir en otra parte.
 
 
¿Por qué la diferencia? Una de las razones por las cuales Starbucks respaldó el matrimonio entre personas del mismo sexo era porque quería apoyar a sus empleados homosexuales.
 
 
De acuerdo. Pero si es así, ¿por qué no hablar acerca de un asunto de vida o muerte? ¿Por qué no apoyar el derecho de los empleados a estar a salvo de las armas, no sólo pidiéndoles a sus clientes que las dejen afuera, pero también a su país para que mantenga las armas fuera de las manos de los desequilibrados e incompetentes?
 
 
Si las empresas no quieren figurar en medio del debate, ¿por qué no hablar de temas en los que hay un amplio consenso? Por ejemplo, Pew encontró que 81 por ciento de los estadounidenses están a favor de la revisión de los antecedentes de las personas que compran armas en privado y en ferias de armas.
 
 
Starbucks me dijo que la política del porte de armas es cosa para los líderes electos. ¿Por qué no hizo la empresa nada para impulsarlos al respecto? “Me imagino que es porque es un tema divisivo,” dijo un amigable portavoz.
 
 
¿Acaso no es divisivo el matrimonio gay? Starbucks ha ofrecido beneficios a las parejas homosexuales por dos décadas. “Lo llevamos en la sangre,” dijo.
 
 
Otras empresas que apoyaron el matrimonio gay se muestran igualmente reticentes con respecto al control de armas. Goldman Sachs, cuyo presidente ejecutivo, Lloyd Blankfein, hizo un video apoyando el matrimonio gay, dijo que “no hemos presentado ninguna posición oficial” con respecto a las armas.”
 
 
Microsoft dijo que si bien prohíbe las armas en sus oficinas, “no había adoptado una posición sobre cuestiones de política pública relacionadas con armas de fuego.” Nike no respondió a solicitudes para ofrecer su comentario.
 
 
Sí, esos individuos tienen opiniones acerca de todos los temas, menos uno.
 
 
 
 
También te pueden interesar estos artículos:
 
¿Twitter podrá defender la libertad?
 Merkel y las secuelas de su victoria
¿Cómo saludar en la globalización?