Archivo

FINANCIAL TIMES: Clubes franceses de futbol se van a la huelga contra el impuesto de 75%

07 febrero 2014 3:42 Última actualización 25 octubre 2013 5:2

[El gravamen se aplica a empleadores que tendrán que pagarlo durante dos años sobre todos los sueldos anuales de más de 1 millón de euros / Reuters]


 
 

 
 
Por Hugh Carnegy
 
 
Los jefes del futbol francés han lanzado una protesta sin precedentes contra el impuesto marginal de 75 por ciento del presidente François Hollande, cancelando todos los partidos programados para el último fin de semana de noviembre.
 

Condenando airadamente el “injusto y discriminatorio” impuesto por amenazar con mutilar los clubes que luchan por la supervivencia, Jean-Pierre Louvel, director de UCPF, la unión de clubes de futbol profesional, declaró el jueves: “Estamos hablando de la muerte del futbol francés.”
 

La huelga fue un nuevo reto para Hollande, quien sufre de una profunda falta de popularidad y lucha por salir de una furiosa polémica sobre la deportación a principios de mes de una colegiala gitana y su familia.
 

El impuesto de 75 por ciento, una promesa electoral clave de Hollande que entra en vigor el año que viene, se aplica a empleadores que tendrán que pagarlo durante dos años sobre todos los sueldos anuales de más de 1 millón de euros, 1.38 millones de dólares. La UCPF insiste en que el impuesto tendrá un efecto devastador en los clubes franceses de futbol, los cuales mayormente sufren pérdidas y luchan por competir por jugadores con rivales españoles, ingleses, alemanes e italianos, a pesar de la reciente infusión de fondos al Paris Saint-Germain y Mónaco por compradores extranjeros con bolsillos profundos.
 

Los clubes dicen que el impuesto les costará 44 millones de euros, 60.7 millones de dólares al año colectivamente. Dicen que los clubes y sus jugadores pagaron 700 millones de euros, 966 millones de dólares, en impuestos y contribuciones sociales el año pasado, más de lo que ganaron en derechos de televisión.
 

“Ya somos la liga que paga más impuestos de Europa y las otras ligas ya son mucho más fuertes que nosotros,” se quejó Louvel.
 

Los clubes que luchan por sobrevivir, como Marsella, Lyon, Lille y Burdeos, que pagarán impuestos de 4 millones a 8 millones de euros cada uno, 5.52 millones a 11.04 millones de dólares lo ven como un obstáculo más a su decreciente habilidad de competir con PSG y Mónaco y rivales extranjeros.
 

Pero no estaba nada claro si los fanáticos sienten conmiseración por los clubes. Una encuesta de LCI-Opinion Way el jueves mostraba un 85 por ciento de apoyo al impuesto a los clubes y un nivel similar de oposición a la huelga.
 

La cuestión también está empañada por los casos de PSG y Mónaco. PSG fue comprado hace tres años por una rama del estado de Qatar, que ha gastado más de 300 millones de euros en transferencias, 414 millones de dólares. Éstas incluyen la compra por 20 millones de euros, 27.6 millones de dólares, en 2012 de Zlatan Ibrahimovic, el delantero sueco a quien, según se informa, se le pagan unos 15 millones de euros, PSG está programado a pagar 20 millones de euros, 27.6 millones de dólares, para cumplir con el impuesto, pero sus dueños tienen recursos mucho más allá de la mayoría de los equipos franceses. Mónaco, propiedad del multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev y actualmente segundo en la liga después de PSG, está exento del impuesto ya que su sede está en el principado de bajos impuestos, no en territorio francés. El club gastó 170 millones de euros, 234.6 millones de dólares, en transferencias el verano, incluyendo 60 millones de euros, 82.8 millones de dólares por el delantero colombiano Radamel Falcao.
 

Bernard Caïazzo, presidente de St. Etienne, dijo a L’Equipe, un diario deportivo, que él “no derramaría una lágrima” si fueran los muy bien pagados jugadores los que tuvieran que pagar el impuesto, diciendo que era “absurdo” que los clubes que sufrían pérdidas tuvieran que hacerlo.
 

Hollande acordó esta semana reunirse con los dirigentes del futbol el jueves. Pero la UCPF no obstante aprobó la huelga unánimemente, la primera de este tipo.
 

Los juegos cancelados el 29 y 30 de noviembre y el primero de diciembre serán reemplazados por “días abiertos” en los campos de los clubes. Los partidos serán reprogramados.
 
 
También, te pueden interesar estos artículos
 
Sir Alex Ferguson difunde su evangelio
 
Ver más allá de las redes sociales
 
El Tea Party no es partido de tontos