Archivo

Fallas en Estado de derecho, barrera para el desarrollo: Zedillo

06 febrero 2014 7:6 Última actualización 07 noviembre 2013 5:37

[El expresidente señala que se debe plantear una reforma integral para mejorar la economía. / Cuartoscuro / Archivo] 


 
Jeanette Leyva Reus
 
 

El principal problema para que México pueda tener un desarrollo más rápido es la falta de un Estado de derecho adecuado, por lo que debe ser una “prioridad nacional” una reforma integral en este rubro.
 
 
El ex presidente de México, Ernesto Zedillo, afirmó que los tres problemas más importantes para que el país no se desarrolle más rápido son “número uno, falta de Estado de derecho; dos, falta de Estado de derecho; número tres, falta de Estado de derecho”.
 
 
Dijo que aún cuando en todas las áreas se avance y se tengan “extraordinarias políticas educativas, una reforma energética, la lista puede ser muy larga y ambiciosa, pero si seguimos fallando en este aspecto fundamental, esencial e indispensable, es muy probable que todo lo demás se nos frustre”.
 
 
Durante su intervención en un panel sobre América Latina en el marco de la Sesión Plenaria del Consejo Nacional Banorte-IXE, en el que qué participaron también los ex presidentes Alan García, de Perú, y Álvaro Uribe, de Colombia, Zedillo Ponce de León consideró que bajo cualquier comparativo internacional, el Estado de derecho que se tiene en México deja mucho que desear.
 
 
Afirmó que es claro que se tiene que plantear una reforma integral que tendrá un costo económico, pero esto “debe ser la prioridad nacional”. Si para ello se requiere gastar dos, tres puntos o más del PIB, es un “un precio muy barato”, ya que a cambio México tendrá un mayor crecimiento económico y, sobre todo, “se le van a abrir perspectivas al país enormes”, dijo.
 
 
Los monopolios, la informalidad y otros problemas que aquejan a México tienen como fondo la falla del Estado de derecho, enfatizó.
 
 
“La ley se aplica de manera diferenciada, dependiendo del poder, la situación, la influencia, el  origen y eso es algo que no podemos permitir, porque somos una República integral, democrática, constitucional; pero no podemos ser todo eso si no tenemos el principio de igualdad ante la ley y los mecanismos institucionales para hacerlo valer, incluyendo el único monopolio que sí debe tener el Estado, que es el monopolio de la fuerza para hacer valer ese principio”.
 
 
Al respecto, el presidente del consejo de administración de Banorte-Ixe, Guillermo Ortiz, coincidió en que el fortalecimiento del entramado institucional, como el Estado de derecho, es fundamental para mejorar la productividad del país, de la mano de las reformas estructurales.
 
 
En el panel, el ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, destacó el momento que vive nuestro país, ejemplificó que el Pacto por México, desde afuera se aprecia como un hito y que las reformas están saliendo adelante, lo que muestra calidad institucional y de que México ha sido capaz de superar el radicalismo partidista.
 
 
Mientras que el ex presidente de Perú, Alán García, si bien celebró el trabajo del presidente Enrique Peña, en materia de reformas, el presentarlas al mismo tiempo, pueden convertirse en un instrumento en contra de lo que se quiere hacer.
 
 
Aunque consideró que la reforma energética le parece vital, no sólo por lo que puede significar, sino esencialmente como ejemplo clave para el resto de la economía. Por separado, John Lipsky, ex subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), indicó que la puesta en marcha de las reformas estructurales es fundamental para que no quede rezagado frente a otros países.
 
 
Señaló que el panorama para el país es optimista ante la expectativa de las reformas pero que la implementación de los cambios tiene que ser muy precisa, algo que será difícil de hacer.