Archivo

Fachada de oligopolio beneficia a la banca española

06 febrero 2014 6:54 Última actualización 19 diciembre 2013 5:2

  [El sector sufrió un déficit de capital dramático que obligó al gobierno a intervenir con los rescates financiados / Reuters]


 
 

 
 
 
Por Tobias Buck
 
Al igual que los discos de vinilo y los bigotes, los bancos españoles están disfrutando de una reaparición popular que ha desafiado las expectativas más improbables.
 

Los precios de las acciones de Banco Santander, BBVA y Caixabank han subido entre un 30 y un 60 por ciento desde sus mínimos a finales de junio. Las acciones de Banco Popular se han disparado más de un 70 por ciento desde entonces, mientras que Bankinter ha subido un 75 por ciento. Eso se compara con un aumento del 10 por ciento en el índice FTSE Eurofirst 300.
 
Por lo menos parte de ese repunte se debe a Estados Unidos y otros inversores extranjeros, lo que sugiere que la preocupación internacional sobre la experiencia cercana a la muerte del sector a la altura de la crisis financiera del año pasado ha terminado. Su llamada ha sido validada – al menos en parte – por las agencias y organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha elogiado en repetidas ocasiones la transformación del mercado bancario de España.
 
Sobre todo, el aumento en el interés de los inversores refleja el cambio más amplio en la confianza hacia la economía española, que acaba de salir de una recesión de dos años. La confianza se ha potenciado aún más por la rentabilidad del sector bancario en los seis meses anteriores a junio, ayudado por una fuerte caída de las provisiones y pérdidas – un cambio agradable después de las profundas pérdidas del año pasado.
 

Pero los banqueros y analistas argumentan que hay una razón más fundamental y de más largo plazo que está animando el interés de los inversores. Señalan que España está cambiando rápidamente de ser uno de los mercados más saturados por bancos en Europa a un país en el que dominarán unos cuantos bancos minoristas.
 
España se dirige hacia un oligopolio bancario,” dice Robert Tornabell, profesor de banca internacional de Esade, la escuela de negocios española.
 
“En uno o dos años vamos a tener tres grandes bancos, más tres o cuatro bancos medianos. Habrán muchos menos bancos pero estarán bien capitalizados y serán más rentables”, dijo.
 

Manuel González Cid, director financiero de BBVA, sostiene que el nuevo panorama ofrece una “gran oportunidad” para los bancos más grandes como el suyo para aumentar su cuota de mercado.
 
Vamos a tener una situación competitiva mucho más racional. No sólo hemos pasado de cerca de 60 instituciones en el pasado a alrededor de una docena hoy en día, sino que la mayoría de estos bancos se ejecutan de una manera mucho más profesional, y sin interferencias políticas”, señaló.
 

Francisco Riquel, analista bancario de N +1, el banco de inversión española, está de acuerdo: “Estructuralmente, el sector bancario es un mejor lugar para estar ahora, y eso se debe a la alta concentración. Esto ha creado un sector más disciplinado en términos de precios y la asunción de riesgos. Pero el sector todavía no está lo suficientemente concentrado, y creemos que (la consolidación) continuará”, comentó.
 

Hablando en privado, algunos banqueros madrileños comparan la reciente sacudida en el mercado bancario español a las convulsiones que se apoderaron del sector financiero de México después de la crisis del Tequila de 1994.
 

En ambos casos, el sector bancario sufrió un déficit de capital dramático que obligó al gobierno a intervenir con los rescates financiados. En México, la crisis y la posterior agitación allanaron el camino para el surgimiento de un sector financiero concentrado y muy rentable: entre 1994 y 2000, los cinco principales bancos de México aumentaron su cuota del mercado de 65 a 76 por ciento, según datos del FMI.
 

Los analistas sostienen que España todavía tiene mucho camino por recorrer antes de que el proceso de consolidación se complete, entre otras cosas porque el Estado todavía tiene que vender tres de los bancos que nacionalizó el año pasado. Pero los principales bancos españoles ya están disfrutando de algunos de los frutos de los cambios radicales en el sector. Según cálculos de Nomura, el banco de inversión, Santander, BBVA y Caixabank hoy sostienen cerca del 40 por ciento de todos los depósitos en España. Cuando la crisis comenzó hace cinco años, su participación era sólo del 30 por ciento.
 
González Cid, de BBVA, afirma que esta tendencia continuará, “puedo imaginar un sistema con cinco, seis o máximo siete instituciones tal vez con alguna presencia de bancos extranjeros. Los bancos en la parte superior de la lista podrían tener una participación de mercado de 15 a 20 por ciento cada uno, y un costo de riesgo mucho más normalizado”, señaló.
 

La mayoría de los analistas coinciden en que el mercado bancario de España se está consolidando. Pero no todo el mundo está convencido de que esto hace que los bancos españoles sean una propuesta atractiva. Los escépticos señalan que la rentabilidad seguirá bajo presión por varios años más, ya que los bancos españoles, las empresas y los hogares continúan pagando deudas.
 

Santiago López, analista bancario de Exane BNP Paribas, cree que el libro de préstamos de la banca española tendrá que disminuir en por lo menos otros 200 mil millones de euros en los próximos tres años – un lastre grave para las ganancias.
 

Otro problema es la fuerte dependencia del sector en el “carry trade” (comercio de divisas) de la eurozona, en la que los bancos obtienen préstamos baratos del Banco Central Europeo (BCE) en virtud de su programa de financiamiento de emergencia para comprar bonos soberanos españoles de alto rendimiento.
 

Según López, este “carry trade” lucrativo equivale al 14 por ciento de los ingresos netos por intereses de los bancos cotizados y más de 130 por ciento de las utilidades antes de impuestos. Tales ganancias, según él, son “insostenibles”, ya que el BCE en algún momento tendrá que cerrar su ventana de financiación.
 
Por ahora, sin embargo, estas preocupaciones están haciendo poco para echar a perder el entusiasmo recién descubierto de los inversionistas. Mientras tanto, en Madrid en los círculos bancarios, los ejecutivos están aliviados de tener que abordar desafíos diferentes. “La pregunta solía ser: ¿Cómo voy a sobrevivir?” dice un banquero. “Ahora la pregunta es: ¿Cómo puedo crecer?”
 
 
También, te pueden interesar estos artículos
 
¿Porqué decepcionarán los Abenomics?
 
Fondos de capital privado ponen la mira en AL
 
Las mujeres de negocios exitosas tienen impecables peinados