Archivo

F1 en México: negocio en la pista

06 febrero 2014 7:28 Última actualización 01 noviembre 2013 6:0

[En noviembre del 2014, el país podría recibir al cereal, estrategia deportiva que serviría para atraer a mercados emergentes. / Reuters] 


 

 
Por Jude Webber
 
 
La ciudad de México, que hace más de dos décadas no recibe un Gran Premio, nunca había estado tan cerca de regresar al calendario de la Fórmula Uno. Sin embargo, todavía le falta un tramo para tener la línea de inicio.
 
 
Después de años de emocionantes pero fallidas predicciones del regreso de la F1 al Autódromo Hermanos Rodríguez, una carrera finalmente fue incluida en el calendario de 2014 como parte de una estrategia del deporte para atraer mercados emergentes.
 
 
El evento está previsto para el 16 de noviembre, una semana después del Gran Premio de Estados Unidos en Austin, el cual acarrea a millones de latinos de ambos lados de la frontera desde que se corrió por primera vez en 2012. Por ahora la carrera en México está listada sólo como provisional.
 

Para que sea confirmado el evento, el gobierno mexicano necesita hacer el anuncio formal de la carrera para que los trabajos de rehabilitación de la pista con duración de ocho meses comiencen de una vez, de acuerdo con Carlos Jalife, editor en jefe de la revista FASTmag.
 
 
Bernie Ecclestone, director comercial de la F1, afirmó que habría una multa de 42 millones de dólares por detener la fecha sin que se haga el evento, por su parte la empresa Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), estimó en 26 millones de dólares la recaudación de boletos y publicidad, dejando 16 millones para ser recaudados por el gobierno.
 
 
Con los resultados poco positivos de la economía mexicana de los últimos meses, el gobierno tiene que ser cuidadoso de que dicha recaudación no sea vista como un subsidio para un “deporte de ricos”, indicó Jalife. Al mismo tiempo, cualquier retraso en el anuncio que haría oficial la carrera podría dejar el tiempo justo para las remodelaciones. “Si no lo anuncian ya, no habrá tiempo”, añadió.
 
 
CIE no quiso comentar cómo van los preparativos, pero los mercadólogos de la F1 ya están creando la emoción necesaria. “Nuestros clientes están muy emocionados. México es un mercado muy importante para la mayoría de nuestros patrocinadores globales”, dijo Zak Brown, fundador de Just Marketing International, una agencia que trabaja con patrocinadores de la F1 como Unilever y Johnie Walker. “México tiene una gran historia en la F1, las carreras siempre fueron muy populares”, agregó.
 
 
El primer Gran Premio de México fue en 1962, aunque la tragedia marcó el evento cuando Ricardo Rodríguez, el gran conductor local, murió en una vuelta de práctica. El Autódromo Hermanos Rodríguez lleva el nombre de su hermano mayor Pedro, quien también murió al volante de un auto.
 
 
Una pista deteriorada –Ayrton Senna se quejó en una ocasión de que había corrido en carreras en calle con una mejor superficie– y la creciente contaminación de la ciudad de México llevaron a que el deporte abandonara el país en 1992. El circuito ha sido modificado, incluyendo cambios a la perniciosa curva peraltada y ahora incorpora un estadio de beisbol.
 
 
A pesar de que la modernización de la pista sola costaría entre 3 y 5 millones de dólares, de acuerdo con Jalife, se necesitaría más inversión para mejorar el paddock y las áreas de descanso.
 
 
Traer la F1 de regreso sería un logro para los esfuerzos de Enrique Peña Nieto, quien se volvió presidente de México hace un año, por mostrar al país como un lugar vibrante y pujante en vez de uno en el que sólo se habla de muertes relacionadas al narcotráfico y secuestros.
 
 
Brown, por su parte, cree que la reputación de violencia de México no debería ser algo que detenga a los fanáticos ni a los patrocinadores. “Es una oportunidad para que México utilice la F1 para mostrar que se puede montar un evento global de manera segura”, dijo.
 
 
Chris Sice, director ejecutivo de Blended Republic, que aconseja a firmas y propietarios de derechos como producir contenido para televisión, dijo que México puede voltear a Singapur para aprender cómo se puede explotar un evento de la F1. En esa ciudad se introdujeron carreras de noche y fiestas con temática de las carreras para mostrar a la ciudad como una de glamour y sofisticada en el que los patrocinadores podrían encontrar un buen mercado.
 
 
“Es responsabilidad de los funcionarios de turismo planear qué otros mensajes se pueden dar para que se vea un ambiente positivo”, dijo Sice que ha trabajado en varios proyectos de la F1. “Es una gran oportunidad para poner a México en un buen puesto en el mapa global”.
 
 
México tiene otros porristas de importancia como José Abed, vicepresidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), el gobierno del deporte motor.
 
 
Carlos Slim, el gigante de las telecomunicaciones, es otro vocero y poderoso porrista. Su hijo Carlos Slim Domit, es parte del Senado de 10 personas que maneja las finanzas de la FIA y ha sido fundamental en el regreso del Gran Premio de México.
 
 
La compañía de Slim, Telmex, a través de su escudería Telmex, además ha ayudado a Sergio Pérez y Esteban Gutiérrez, de McLaren y Sauber, respectivamente. Los Slim, sin embargo, no serían quienes invertirían si hubiera algún faltante.
 
 
Ya habiendo tomado un lugar provisional en la lista, México tiene que asegurarse que pueda lograr todo en tiempo y forma para lo que Jalife denominó “ligue latino” y regrese la F1 al calendario. Después de años de emocionantes pero fallidas predicciones del regreso de la F1 al Autódromo Hermanos Rodríguez, una carrera finalmente fue incluida en el calendario del 2014 como parte de una estrategia del deporte para atraer mercados emergentes.
 
 
 
También te pueden interesar estos artículos:
 
¿Demasiado rico o demasiado pobre para el éxito?
Apple avizora los siguientes 10 años
Los cilicios lucen mejor en los ejecutivos