Archivo

Expertos recomiendan cautela con el seguro de desempleo

12 febrero 2014 4:36 Última actualización 14 mayo 2013 8:31

[Cuartoscuro] Informales dejarían de trabajar sólo para cobrar el subsidio. 


 
Zenyazen Flores
 
Ante una escalada en la informalidad, el gobierno federal debe cuidar que el seguro de desempleo, considerado en el Pacto por México, cumpla con ser un incentivo "real" para la formalización del empleo, ya que existe el riesgo de que una parte de los informales se conviertan en desocupados sólo por el hecho de recibir un ingreso adicional.
 
Especialistas consideraron que México debe aplicar un seguro de desempleo como parte de la red de seguridad social en beneficio de los trabajadores.
 
Sin embargo advirtieron que nuestro país debe ser cuidadoso en su creación, toda vez que el problema del desempleo no es tan grande como la informalidad, que actualmente opera como un "gran seguro de desempleo".
 
Para evitar que los informales se conviertan en desempleados, es necesario que el gobierno defina el grupo de trabajadores al que estará dirigido el seguro de desempleo (formales, subempleados, desempleados, etcétera), el cual deberá ser complementado con programas de capacitación, colocación y emprendimiento.
 
Datos del Inegi indican que en México 6 de cada 10 mexicanos están en la informalidad, y por lo tanto no tienen acceso a la seguridad social. Asimismo, alrededor de 60% de los trabajadores del país perciben menos de 6 salarios mínimos.
 
Reforma
 
Patricia Martínez Cranss, subsecretaria de Empleo y Productividad Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), perfiló que el seguro de desempleo que se instituirá a más tardar el próximo año, estará dirigido principalmente a los trabajadores formales que pierdan su trabajo.
 
Es "inaplazable" consolidar una reforma a la seguridad social que permita avanzar en la formalización del empleo, resaltó la funcionaria.
 
Hay al menos 8 propuestas para legislar en torno a la creación de un seguro de desempleo que contribuya a la reducción de la pobreza, motive la búsqueda activa de empleo y promueva el ahorro en el trabajador, refirió.
 
"Un seguro de desempleo solamente se puede concebir para proteger a los trabajadores que pierden su empleo formal, a efecto de que sigan percibiendo un ingreso, pero también debe ser un promovente para la búsqueda del empleo formal; no lo podemos entender solamente como un subsidio."
 
Andras Uthoff, exdirector de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), cuestionó: ¿Ustedes creen que el desempleo en México es de 4.5 %, en promedio?, y contestó: Si es así, eso significa que en México ya hay un gran seguro de desempleo, que es la informalidad, en que el trabajador usa el salario que gana para subsistir mientras obtiene un empleo formal.
 
"El desempleo no es tan importante en México como lo es la informalidad. Se debe pensar en que cuando se haga un seguro de desempleo no se vayan informales al desempleo sólo por la parte de los ingresos adicionales", expuso el experto chileno.
 
 
Carlos Noriega, exsubsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), mencionó recientemente que el desempleo debe ser materia de análisis al considerar que, si bien se ha mantenido en tasas de 4 a 5%, hay personas dentro de la informalidad que trabajan uno o dos días cuyos ingresos son insuficientes, por lo que podrían considerarse como candidatos a recibir el subsidio.
 
"Si consideramos a esas personas vulnerables, la tasa de desempleo podría escalar a 10 %. Y si tomamos en cuenta al sector de la informalidad donde no sabemos a bien si la gente está o no trabajando podemos llegar a cifras de más de 28 %", estimó el exfuncionario durante el sexenio del presidente Vicente Fox.
 
Lo primero en que se debe fijar el gobierno al crear el seguro de desempleo es en que éste no haga difícil la formalización del empleo, sobre todo cuando en México "la seguridad social paradójicamente es la principal barrera para que los trabajadores no estén en el sector formal, ya que la contribución que tienen que hacer trabajadores, patrones y Estado es vista como un impuesto".
 
Con información de El Financiero Diario.