Archivo

EU y Rusia impulsarán conferencia internacional para la paz en Siria

07 febrero 2014 3:40 Última actualización 13 septiembre 2013 9:7

[John Kerry, secretario de Estado de EU, y Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, ofrecieron una conferencia. / Reuters] 


 
Reuters
 
GINEBRA/BEIRUT.- El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, acordaron el viernes volver a impulsar una conferencia internacional para poner fin a la guerra en Siria.
 
Tras reunirse con el enviado especial de la ONU para Siria en Ginebra, donde están intentando confirmar un plan ruso para que Siria entregue sus armas químicas y evitar la acción militar de Washington contra Damasco, Lavrov y Kerry acordaron avanzar en un esfuerzo más amplio para terminar con un conflicto que ha dividido a Medio Oriente y a las potencias mundiales.
 
Ambos líderes se reunirían nuevamente alrededor del 28 de septiembre, durante la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, y esperan que los avances en Ginebra en los próximos días sobre un acuerdo de entrega de armas químicas de Siria ayude a revivir los planes para una conferencia de paz.
 
"Estamos comprometidos a intentar trabajar juntos, comenzando con esta iniciativa sobre las armas químicas, con la esperanza de que esos esfuerzos puedan traer paz y estabilidad a una parte del mundo devastada por la guerra", dijo Kerry en una conferencia de prensa conjunta con el ministro ruso.
 
Kerry advirtió, después de reunirse con Lavrov el jueves, que Estados Unidos aún podría llevar a cabo una acción contra el presidente Bashar al-Assad, en represalia por un ataque con gas que el mes pasado causó la muerte de cientos de personas en suburbios de Damasco, si Washington no está satisfecho con la respuesta siria.
 
El enviado especial de la ONU Lakhdar Brahimi, que representa también a la Liga Árabe, dijo que trabajar para remover las armas químicas de Siria sería un elemento importante en los esfuerzos por efectuar nuevas conversaciones de paz, tras un intento fallido en Ginebra el año pasado.
 
Mientras la diplomacia continúa en Suiza, las fuerzas de Assad atacaban nuevamente suburbios de Damasco en poder de los rebeldes que luchan hace dos años y medio contra el Gobierno, dijeron activistas de la oposición y residentes.
 
Aviones de guerra y artillería bombardeaban sobre todo el barrio de Barzeh, donde activistas dijeron que también había batallas en tierra.
 
"Parece que el Gobierno volvió a su vieja rutina después de que en las últimas semanas tomara una postura defensiva de un ataque estadounidense", dijo una residente de Damasco opositora a Assad. La mujer dijo haber escuchado aviones sobrevolar la zona y artillería en acción.

Prohibición de armas
 
Damasco solicitó formalmente unirse a un organismo mundial de control de la prohibición de armas químicas, una medida que el presidente ruso, Vladimir Putin, celebró el viernes y calificó como un "paso importante hacia la resolución de la crisis en Siria".
 
"Esto confirma la seria intención de nuestros socios sirios de seguir este camino", señaló Putin.
 
China también dio la bienvenida a la decisión de Assad, al igual que Irán, aliado clave en una confrontación regional con matices sectarios entre estados chiíes y suníes.
 
Pero Kerry resaltó que Washington aún podía atacar. "Esto no es un juego", dijo el jueves.