Archivo

EU, a punto de caer en la insolvencia

10 febrero 2014 4:7 Última actualización 16 octubre 2013 5:27

[No hay acuerdo en el Congreso; la calificación, en observación negativa / Reuters]


 
 
Clara Zepeda
 
 

Mientras la fecha en que Estados Unidos agote sus recursos para cumplir con sus obligaciones está a unas cuantas horas de cumplirse, los inversionistas mundiales analizan los tres escenarios posibles: un acuerdo parcial, una cesación de pagos o, en la probabilidad más optimista, un arreglo total.
 
 
Mientras Fitch Ratings pone la calidad crediticia AAA de Estados Unidos en “observación negativa”, con peligro de bajarla, y el Senado de EU no logra un acuerdo sobre el techo de endeudamiento, no le dan tregua al nerviosismo mundial, principalmente en los mercados de México, donde las discusiones por las reformas y la debilidad económica, elevan aún más la volatilidad.
 
 
El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) retrocedió 663.76 puntos, equivalente a una caída de 1.62 por ciento, para cerrar en las 40 mil 218.32 unidades.
 
 
Con caídas generalizadas, pero concentrado por la pérdida de las acciones del sector financiero, tras conocerse los decepcionantes datos de Citigroup, como los títulos de la Bolsa, con una pérdida de 4.89 por ciento; Inbursa, Compartamos, Banregio, Banorte y Santander, de 4.03, 3.70, 3.56, 0.78 y 0.71, respectivamente, el principal índice accionario mexicano no pudo desligarse del nerviosismo que prevalece en los mercados internacionales.
 
 
A pesar de las caídas en las bolsas de valores, el incremento en la demanda por bonos del Departamento del Tesoro de EU, muestra que los inversionistas se están cubriendo contra la incertidumbre, pero creen que finalmente habrá un arreglo, aunque sea temporal, que permita aprobar el presupuesto y sobre todo incrementar el techo de la deuda, destaca Banco Base.
 
 
De concretarse una alianza parcial, los mercados festejarían con ganancias la medicina de corto plazo; sin embargo, los estragos económicos por el paro del gobierno y la incertidumbre sobre las acciones de la Fed, traerán volatilidad.
 
 
Pero con la probabilidad de que Estados Unidos caiga en moratoria, los inversionistas cambiaría sus posiciones vendiendo los bonos y resguardándose en otros activos, además que habría graves repercusiones para la economía mundial, subrayó Ve Por Más.
 

 

Corridas de deuda
Cualquiera que sea el monto del techo tendrá que ser elevado temporalmente para evitar una nueva crisis global, con proporciones estimadas por el mismo Departamento del Tesoro de EU mayores a las de la crisis del 2008, prevé Santander; con riesgo sistémico financiero, recesión económica, desplomes de mercados, aumento de desempleo y de la pobreza en el mundo.
 
 
La pieza clave del engranaje, y la que podría desatar el caos, es el papel que desempeñan los bonos del Tesoro de EU como conductos de liquidez para todo el sistema. El impacto más directo sería una venta generalizada de deuda del Tesoro a corto plazo, con efectos sobre el mercado de valores y el dólar.
 
 
Cuanto más se prolongue la disputa por el tope de la deuda, mayor será el riesgo de que los inversionistas cuestionen el valor de los bonos soberanos estadounidenses como garantía. No sin antes hablar de que tendría graves repercusiones para la economía mundial.
 
 
Si bien en Wall Street es muy baja la probabilidad de que lleguen a un acuerdo total, el Dow Jones perdió 0.87 por ciento, ante la falta de avances en Washington sobre un acuerdo político que evite la suspensión de pagos este jueves, hasta los 15 mil 168.01 puntos; mientras que el selectivo S&P 500 y el Nasdaq retrocedieron 0.71 y 0.56 por ciento.
 
 
Ayer el republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes intentó en dos ocasiones avanzar con un proyecto sobre financiamiento y extensión de límite de deuda en la Cámara baja, pero fracasó en los intentos.
 
 
El plan pretendía aumentar el límite de endeudamiento hasta el próximo 7 de febrero y permitir la reapertura hasta el 15 de enero agregando cambios a la ley de salud que impulsa Barack Obama, entre ellos que el impuesto sobre el equipamiento médico instaurado por la ley sería postergado por dos años, los gastos asociados a este lineamiento son el origen del bloqueo presupuestario en el Congreso.
 
 
Hoy pretenden elaborar un nuevo plan para salvar la situación.
 
 
“El presidente (Barack Obama) dijo y reiteró que los miembros del Congreso no deben pedir rescate para asumir sus responsabilidades fundamentales de aprobar un presupuesto y pagar las deudas del país”, explicó la portavoz de la presidencia, Amy Brundage, luego de que trascendiera las condiciones exigidas por la oposición.
 
 
Con información de Reuters y AFP.