Archivo

Estudiantes mexicanos desertan cuando llegan a prepa

12 febrero 2014 4:33 Última actualización 24 junio 2013 6:33

[Cuartoscuro]


 
 
Rosalía Servín Magaña
 
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) alertó ayer que en México mientras la tasa de matriculación en primaria y secundaria es de casi 100%, a nivel medio superior cae a 56% y hasta a 12% en el caso de la educación universitaria.

“México tiene las tasas más bajas de matrícula entre los jóvenes de 15 a 19 años de edad, perdiendo a la mayor cantidad de estudiantes entre la educación básica y la media superior, que ningún otro país miembro”, señala el estudio Panorama educativo 2013 (Education at a Glance 2013), de la OCDE.
Así, el trabajo detalla que en México “durante los cuatro años posteriores a la escolaridad obligatoria (considerada hasta el nivel secundaria), más de dos terceras partes de los jóvenes han abandonado el sistema educativo por completo”.
 
Riesgos estratégicos

En el documento se advierte del riesgo estratégico en el que se encuentran los jóvenes mexicanos que están en ese rango de edad, y dice que se trata de “un rubro en el que deben concentrarse los mayores esfuerzos”.

“Hay detrás una serie de cuestiones socioeconómicas, culturales y educativas que se deben analizar, para avanzar en esta brecha brutal, pues en ningún otro país (de la OCDE) hay una caída de este nivel entre la educación básica y la media superior”, afirmó Gabriela Ramos, directora de gabinete de la organización internacional.

El estudio muestra que si bien el porcentaje de jóvenes de 15 a 19 años matriculados en la educación aumentó 14 puntos porcentuales desde el año 2000, sigue siendo menor a la media de la OCDE que es de 84% y aun al de otros países latinoamericanos como Argentina (72%), Brasil (77%) y Chile (76%).

De acuerdo con Ramos, el esfuerzo alcanzado en los niveles cursados hasta los 14 años (donde las coberturas son elevadas), se pierden al brincar el nivel medio superior, donde apenas se alcanza una tasa de matriculación de 56%.

Como una de las consecuencias, señala la OCDE, nuestro país tiene el tercer porcentaje más alto de jóvenes Ni-Ni (ni estudian ni trabajan), en el grupo de 15 a 29 años con 24.7% de jóvenes en esta condición (sólo detrás de Turquía e Israel que tienen 34.6 y 27.6%, respectivamente).

“Este porcentaje se ha mantenido relativamente estable durante más de una década, lo que indica que existe una falla estructural a la raíz del problema”, refiere la OCDE, y agrega que las cifras se elevan aún más entre géneros, pues las mujeres tienen el nivel más elevado de jóvenes Ni-Ni (37.8%), comparado con el 12% de los hombres en esta condición.

Se trata de un tema de género en el que hace falta trabajar con más políticas de apoyo y promoción a las mujeres --quienes paradójicamente son las que más niveles educativos alcanzan-- lo que redundaría en mayor producción y desarrollo para el país, indicó Ramos.

El informe también enfatiza otro dato importante: el mercado laboral mexicano premia la baja preparación, pues los salarios no suelen ser más altos para los más preparados. De hecho se afirma que mientras para la mayoría de los países miembros, las perspectivas de crecimiento y remuneración suelen ser mayores a los 40 puntos porcentuales para quienes tienen una preparación universitaria, en México esta diferencia es de apenas 10%.

Más aún, las tasas de desempleo suelen ser mayores para los universitarios, quienes alcanzan 4.8 por ciento, comparado con 4% de quienes tienen sólo educación básica y de 4.4% para los que cursaron la media superior.