Archivo

ESPECIAL: Gripe aviar provoca pérdidas por más de 9,900 mdp

12 febrero 2014 5:12 Última actualización 16 marzo 2013 9:10

[Cuartoscuro] INFORME ESPECIAL: Gripe aviar, problema no erradicado 


 
Héctor A. Chávez Maya
 

 
De junio de 2012 a la fecha, el brote de influenza aviar AH7N3 ha ocasionado la muerte de 26 millones 225,101 aves y pérdidas económicas para la industria por al menos 9,900 millones de pesos.
 
El virus ha obligado a los avicultores a aplicar 300 millones de dosis de vacunas con un valor económico superior a 84 millones de pesos, que si bien para algunos ha significado su descapitalización, para otros ha generado un beneficio, debido al repunte de los precios del huevo, lo que les ha permitido ingresos adicionales.
 
No obstante, las promesas de apoyo el sexenio pasado por parte del gobierno de Felipe Calderón se quedaron sólo en el discurso, pues para enfrentar el primer brote en los Altos de Jalisco anunció que la banca de desarrollo otorgaría créditos por 3,000 millones de pesos a los productores afectados.
 
Tales recursos se asignarían con facilidades de pago y en forma de reestructuración de crédito; tasas preferenciales para la compra de gallinas; mejora y equipamiento de granjas, y adquisición de tecnología de bioseguridad para evitar nuevos episodios por este tipo de infecciones.
 
Pero los recursos nunca pudieron ser aplicados debido a que Financiera Rural ofreció tasas, plazos y garantías totalmente fuera de la realidad, lo que alejó la posibilidad de capitalizar a esta industria.
 
Sergio Chávez, presidente ejecutivo de la Unión Nacional de Avicultores (UNA), dijo que en 2012 los productores recibieron apoyos del gobierno federal por sólo cien millones de pesos, que se sumaron a los 45 millones de la iniciativa privada, con lo que se logró que los productores en Jalisco recibieran siete pesos por cada una de sus aves afectadas.
 
Sin embargo, esa cantidad no cubría ni el costo de una pollita, que "cuesta 8.50 pesos. Es decir que le estás dando una parte para que la compre, pero no le alcanza para criarla, desarrollarla, ponerla en postura y todo lo que perdió por haber sacrificado sus aves".
 
Resultados
 
Consideró que el anuncio precipitado del expresidente Felipe Calderón, de que estaba contenido el brote de influenza aviar a principios de noviembre, y el cambio de gobierno en diciembre, provocaron que se relajaran las medidas de bioseguridad, lo que derivó en el rebrote del virus en los estados de Aguascalientes, Jalisco y Guanajuato.
 
Prueba de ello es que el primer Dispositivo Nacional de Emergencia de Sanidad Animal (Dinesa) se aplicó hasta el 31 de diciembre, y fue reinstalado apenas el 25 de febrero pasado, lo cual indica que tras el cambio de gobierno hubo un relajamiento de las medidas".
 
Si bien podrían pasar años para que México pueda declarase libre de la enfermedad, actualmente 75 por ciento de la industria del huevo se encuentra protegida contra el virus, por lo que ahora dependerá de la Secretaría de Agricultura buscar la regionalización o los compartimentos libres a fin de recuperar la confianza del exterior, pues en menos de un año las exportaciones pasaron de 27,000 toneladas, con un valor económico de 558 millones de dólares, a sólo 16,500 toneladas, que representaron 40.3 millones de dólares.
 
El dirigente estimó que el rebrote causó el sacrificio de más de 3.7 millones de aves, así que pérdidas económicas por 400 millones de pesos serán mínimas.
 
La empresa más afectada tiene dividido su riego a nivel nacional, y ha venido tomando medidas como el reacomodo de su huevo fértil y su producción, e incluso no descarta la importación de huevo fértil y pollo de engorda para satisfacer a su clientela.
 
Consideró que podría ser en junio cuando se determine si la oferta y la demanda está ya estabilizada, lo que no quiere decir que los precios se irán a la baja, pues esto dependerá de los costos de producción.
 
Al cierre de 2012 la industria avícola nacional registró una caída de 7%. Sin embargo se pronostica que al cierre de 2013 no sólo se recupere de lo perdido, sino que se logren crecimientos de 2% en comparación con 2011.
 
Cabe recordar que mientras el año pasado, previo al brote de influenza aviar, el kilo de huevo se le pagaba al productor entre 10 y 11 pesos -situación que les generaba pérdidas económicas-, tras el brote ese precio se estabilizó en 23 pesos, y actualmente al consumidor llega hasta en 32 pesos por kilo.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.
Ilustración de Alarcón.